14 de abril de 2018. Noche de sábado. La Joy Eslava de Madrid recibe a Varry Brava para escuchar y bailar en directo su último discazo: Furor. Y no habría mejor nombre para su disco, ni mejor adjetivo para definir lo que el grupo fusión de ‘indie’ y ‘pop’ causó entre los asistentes. Hablamos, como era de esperar, de una absoluta fiesta.

Tras colgar un ‘Sold Out’ en la venta de sus entradas meses antes de su visita, Varry Brava lo ‘petó’, literalmente, en la capital. ‘Un nuevo giro’ fue el tema que inauguró la hora y media de música ochentera de la que pudimos disfrutar desde la pista.

Foto: Álex García-Cantarero

Foto: Alex García-Cantarero

Con un público pletórico y conquistado por el sonido del teclado del gran Aarón Sáez, Varry Brava continúo la fiesta dando paso a otros temas de su nuevo disco como ‘Nada personal’, ‘Satánica’, ‘El sitio perfecto’, ’400 bailes’ o ‘La Ruta del amor’, entre otros temazos.

Pero el furor, también vino dado de la mano de canciones de sus discos anteriores como ‘No gires’, ‘Fiesta’, ‘Playa’, ‘Chicas’, ‘Sonia y Selena’ o ‘Calor’, entre otras. Fue en este momento cuando la Joy Eslava de Madrid respiraba completo buenrollismo al más puro estilo tropical.

Foto: Álex Garcia-Cantarero

Foto: Álex Garcia-Cantarero

Y como no, el estilo acústico subió al escenario con ‘Adiós’, canción a la que le siguió ‘Callada’, con la que los acordes de Óscar y Vicente emocionaron al público. “Y, por si no nos vemos antes: ¡Feliz Navidad!”, quisieron adelantarse para entonar el tema ‘Navidad’, que fue bailado encima del escenario por todo el grupo.

Foto: Álex García-Cantarero

Foto: Álex García-Cantarero

Pero, no sólo fuimos nosotros los que nos lo pasamos bien, sino que la propia banda gozó de una Joy Eslava repleta a la que no dejaban de agradecer su asistencia y con la que rememoraban los tiempos pasados en los que daban sus primeros conciertos en la mítica sala ’12&medio’ de Murcia, tema del que no podían olvidarse. Pero es que, la espontaneidad, la frescura y la diversión de Varry Brava es el motivo por el que hoy es uno de los grupos más deseados en todos los carteles de los festivales.

Desgraciadamente, el show llegaba a su fin y Varry Brava se despedía. ¿Cómo? Os estaréis preguntando… Efectivamente, no defraudaron. Toda la céntrica sala de Madrid votó al ritmo del esperado tema ‘Fantasmas’. Sonrisas, bailes, saltos… en definitiva, un FUROR que los madrileños no olvidaremos y que estamos deseando volver a vivir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.