El pasado 16 de septiembre se publicó el primer álbum de Funde, con la etiqueta del sello Batir Records. Banda y sello emergentes, pero no por ello novatos. Funde se compone de los miembros de dos bandas que han rodado por el panorama alternativo español durante los últimos años: PAL y La Débil. No obstante, no es reposada experiencia lo que desprende este disco, sino rabia y fogosidad.

El disco homónimo de Funde es un alegato social y político, con letras que remueven conciencias y despiertan espíritus. Su mensaje es urgente, insurgente y necesario. Versos incendiarios, entre la arenga, el spoken word y la canción popular. Es uno de los elementos que destacan de estas nueve canciones, pero no el único. Más allá de lo lírico, el sonido de Funde avanza sobre el oyente como una implacable apisonadora o como una radial envuelta en chispas. Podemos rastrear las coordenadas sonoras del grupo en el krautrock y en el post-punk. Industrial y oscuro. Y certero, como un gancho. De izquierdas.

Así resuenan los vientos de la inicial Pasodoble. De ahí al groove de la percusión que rezuma Joven Guardia (“siempre en guardia”). La Moska Verde, otro de los cortes destacados del disco, trae ecos de Suicide y la Velvet Underground. Para España rompe las expectativas con un inquieto riff acústico que explota en un atronador (y metálico) final. La mala baba de Fantasma, con su patrón primitivo-mecánico, te golpea con fuerza con ese “tener ganas, tener ganas, tener rabia y no hacer nada”. Sabrosón es el corte más parecido a lo que podría haberme imaginado como un “PAL meets La Débil”, una trampa en la que los torrijeños no han caído en exceso, superando los límites sonoros que identificaban a ambas bandas. El punto y final lo pone Migajas, liturgia negra cuyo mantra final te absorbe: “no le debemos lealtad”.

Estamos, por tanto, ante una debut más que notable y digno de celebración. El lado más disconforme del rock patrio cuenta con un nuevo miembro que canaliza el descontento social y lo remueve en una coctelera junto con selectas influencias musicales. ¿El resultado? Tenéis que escucharlo. Ojalá pronto podamos contrastarlo en directo.

Sobre El Autor

"La información no es conocimiento. El conocimiento no es sabiduría. La sabiduría no es verdad. La verdad no es belleza. La belleza no es amor. El amor no es música. La música es lo mejor." FZ

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.