“The Clash son una de esas bandas garaje que deberían volver al garaje, con la puerta cerrada y el motor en marcha.” Así los describió Charles Shaar Murray después de telonear a los Pistols el 29 de Agosto de 1976. Después, ya sabemos lo que pasó. Y si no lo sabes, aquí te lo contamos.

The Clash surge en Londres, formado por Mick Jones (guitarra), Paul Simonon (bajo), Joe Strummer (voz y guitarra), Keith Levene (guitarra) y Terry Chimes “Tory Crimes” (batería). Aunque realmente, el núcleo del grupo es el formado por Jones y Simonon, ellos (junto con Bernard Rhodes, el manager) reclutarían a Strummer, que se convertiría en líder y parte de dicho núcleo. Éste último era cantante y guitarra en los 101’ers (con los que también teloneó a los Pistols).

Publicarían su primer disco en 1977, “The Clash”. Terry Chimes no aparecería en la portada del  álbum. Él ya había dejado el grupo y volvió temporalmente a grabar. Keith Levene nunca llegó a grabar nada, dejó el grupo porque no le apetecía ensayar. Y así llegamos a la formación más famosa del grupo; Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon.

“The Clash” es el disco punk de su discografía. Dos años más tarde, la discográfica publicaría en los Estados Unidos una versión modificada (The Clash US) porque la versión UK la consideraban demasiado burda. La versión original del disco se convirtió en el disco más exportado de la historia de dicho país.

En “The Clash US” (que se publicaría en allí después que “Give ‘Em Enough Rope”) nos encontramos con canciones como “Clash city rockers”, “Complete control” y “I fought the law”, canción original de The Crikets.

Los Dead Kennedys tienen también una versión de la misma canción, modificando el estribillo. “I fought the law, and I won” refiriéndose al caso de Dan White y la ‘Twinkie defense’. La defensa del caso alegó responsabilidad disminuida, afectado por un estado de depresión, causado por estrés y el consumo de comida basura que le llevó a una inconsciencia temporal. Gracias a esto, lo que le podía haber costado la pena de muerte, se quedó en homicidio involuntario y 7 años de cárcel.

Después de éste paréntesis, sigo con The Clash. En 1978 sacarían su segundo disco“Give ‘Em Enough Rope”. Si el primer disco dijimos antes que es el disco punk, éste es el disco rock, donde canciones como “Last gang in town” y “Guns on the Roof” me recuerdan mucho a los New York Dolls. Al año siguiente, llegaría el disco. Con mayúsculas.

“London Calling”, el disco de discos. El título del disco hace referencia a las emisiones de la BBC durante la Segunda Guerra Mundial, “this is London Calling… (Aquí Londres emitiendo…)”. Las letras de la portada del disco son idénticas a las de la portada del primer disco de Elvis Presley. En la foto podemos ver a Paul rompiendo el bajo contra el suelo (en The Palladium, Nueva York), la única vez que lo haría. La fotógrafa no quería que esa foto fuera la portada del disco porque la foto está desenfocada. Admitió estar equivocada.

London Calling fue un álbum doble (al mismo precio de uno normal). “Sandinista!” (1980) también iba a serlo, pero al final fue un álbum triple. Sí, también al mismo precio de un disco normal. En este disco meten nuevos ritmos, el mejor ejemplo tal vez sea “The Magnificent Seven” con influencias rap.

Bernie volvió en Mayo de 1981. Fue idea de él hacer siete conciertos en “Bond”, Nueva York. Lo suspendieron porque había demasiada gente para verlos. Decidieron tocar aunque se retirasen las entradas de donde iban a tocar. Al final, se vendieron más entradas y acabaron tocando 16 noches seguidas (y un par de conciertos a medio día). Strummer declararía que casi acaba con ellos.

Por aquel entonces, descubrieron que Topper estaba enganchado a la heroína. Él mismo reconoció que perdió el control. Para Simonon, con ese comportamiento lo que hizo fue burlarse de la esencia del grupo y de las letras de Joe. Fue el principio del fin.

En Mayo de 1982 saldría a la venta “Combat Rock”, y aunque fuera nº5 en los Estados Unidos, las relaciones estaban desgastadas y había tiranteces (la adicción de Topper no era el único motivo). The Clash tocarían en el Shea Stadium y en el U.S. Festival, el que fue su último concierto.

Mick y Paul no se hablaban. Paul y Joe hablaron y llegaron a una conclusión, ya no podían más con la situación, y querían que Mick abandonara el grupo. La marcha de Jones fue el verdadero fin de la banda. Aunque siguieran poco tiempo después de aquello, no hay nada que destacar de esa etapa.

Probablemente, The Clash sea uno de los mejores grupos de todos los tiempos. Su manera de ver el mundo y de plasmarlo en las canciones, seguramente, única.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.