Atrás quedaron los grupos formados por una pandilla de “niñatos” que rondan los 20 años, se reúnen en garajes para tocar covers de sus grupos favoritos y se cuelgan una guitarra al hombro como inexpertos para acabar siendo genios. Enfundados en unos pitillos negros, camisas blancas abrochadas a media altura, chaquetas de cuero y unas gafas de sol negras que no sabemos si cubren las ojeras de la juerga del día anterior o su cara de niños. Y, como no, ingleses, siempre eran ingleses. O, al menos, eso parecía indicarnos el actual panorama musical, desierto de nuevas bandas emergentes que realmente valgan la pena y toquen puro rock n’ roll. Hasta que… descubrimos a The Bohicas.

El cuarteto coge su nombre de una palabra en jerga inglesa que viene a decir algo así como “agachaos, que aquí vuelve”. Y efectivamente, llegaron; un grupo que suena a rock puro, con un toque del garage de los ‘00s en su sonido sucio pero limpio a la vez, con una voz grave que guía las guitarras (protagonistas de sus piezas) por el recorrido de los temas.

El grupo lo forman el guitarrista Dominic John, el batería Brendan Heaney, el cantante Dominic McGuiness y el bajista Ady Acolatse. Empezaron a tocar juntos en el instituto, en Essex (surestes de Inglaterra), compartiendo su fanatismo por grupos como The Beatles, The Kinks, Kings Of Leon, The Strokes o Arctic Monkeys.

Comenzaron su aventura musical seria tocando en garitos y salas en Londres, hasta llegar a actuar como teloneros de Franz Ferdinand. Finalmente, firmaron con Domino en 2013 y sacaron un single con dos caras, XXX y Swarm. Los medios musicales comenzaron a tomarles en serio y veían influencias en el cuarteto tales como Arctic Monkeys o The Strokes, en un sonido que algunos echábamos de menos escuchar en este siglo sin necesidad de acudir a los discos antiguos.

Tanto convencieron, que el propio Mark Rankin (Queens Of The Stone Age) ha sido uno de los productores de su álbum debut, The Making Of (2015). En él encontramos 11 temas (13 en la versión deluxe) que renuevan el indie rock actual, reciclando a su vez la suciedad de las guitarras rock. Nuestras favoritas del LP son Where You At, To Die For y Girlfriend. Red Raw nos dejó bastante impresionados también, sobre todo por ese recuerdo al mítico Lithium de Nirvana. Un disco lleno de energía que rabia en cada uno de los temas.

Bien es cierto que escuchar el disco entero acaba cansando un poco, pero no podíamos esperar otra cosa de un grupo que acaba de empezar en la música y que está influenciada por tantas bandas similares. A The Bohicas les falta aún mucho recorrido por delante, un recorrido prometedor, para poder crear su propio sonido y registro y ser reconocibles como ellos mismos y no por “me suenan a…”.

Poco sabemos de su puesta en escena, pero podremos comprobar cómo se desevuelven los de Essex en el escenario el próximo 23 de octubre en la Sala Moby Dick en Madrid y el 24 en Razzmatazz en Barcelona.

Recomendado para melancólicos del rock en estos tiempos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.