La madrileña sala Nazca fue testigo el pasado 11 de mayo de la “Russian Turbo Polka Metal” del grupo austríaco Russkaja con motivo de la presentación de su último disco “Kosmopoliturbo”. Tras actuar en el Viñarock, Barcelona y Valencia, despedían en Madrid su gira española por todo lo alto.

Abrieron el concierto el grupo toledano de turbo-ska Balkan Bomba. Sus miembros, uniformados como un equipo de fútbol, dieron un vital y ardiente espectáculo, animando, levantando al público en cada canción e interactuando con ellos y con un show difícil de olvidar. Una combinación perfecta para lo que se avecinaría después.

Russkajaindie

Balkan Bomba animando al público antes de Russkaja

Con el público con ganas de más y más, Russkaja no se hizo esperar. Sus miembros fueron apareciendo poco a poco sobre el escenario elaborando una introducción que reflejaría muy bien el resto del concierto. Empezaron con temas de “Kosmopoliturbo” como: “Hello Japan”, y los singles “Hey Road” y “Alive”. A pesar de los problemas técnicos, el buen humor y hacer de sus integrantes, destacando el de su vocalista Georgij Makazaria, fue suficiente para que el concierto siguiera por todo lo alto. Antes de la mitad del concierto el público ya estaba coreando el nombre del grupo y pidiendo más fiesta. Hablando de “fiesta”, sus temas “Change” y “Traktor” movilizaron a toda la sala Nazca en el momento oportuno, haciéndonos vibrar y bailar al compás de su brillante combinación de vientos y violín, como si de un juego se tratara.

Russkaja poniendo el escenario patas arriba.

Russkaja poniendo el escenario patas arriba.

No pudieron faltar tampoco, con motivo de su visita a España, sus dos temas en castellano “La música” y “El pueblo unido jamás será vencido” porque, si algo caracteriza a Russkaja, es su capacidad de brindarte su show en distintos idiomas, lo cual les hace destacar por encima de otros grupos. Ello dio paso a uno de los temas más característicos del grupo “Energia” y todos nos pusimos a vibrar y bailar al ritmo de los músicos. Continuando con un interludio de violín de su violinista Ulrike Müllner, se avecinaba el final del concierto. Homenajeando al fallecido Avicii, nos brindaron su versión de “Wake me up” en un buen ejemplo de solidaridad con el DJ sueco. Sus temazos clásicos “Peace, Love & Russian Roll”, “Barada” y “Gop Stop” pusieron el broche final a una noche llena de buen espéctaculo, profesionalidad y energía

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.