Durante la primera semana de mayo tuvo (del 2 al 7) lugar en Murcia la primera edición del Festival WAM (We Are Murcia) Estrella de Levante. La intención de crear este nuevo festival radica en la idea de mostrar al resto de España lo que en Murcia hay, que no sólo somos <>, que la ciudad es un incipiente foco cultural y que está muy viva, tanto de día como de noche.

Todo esto se pudo comprobar gracias a la programación del festival que, desde el martes hasta el domingo, estuvo repleta de eventos como rutas de compras (en la web del festival se propone una selección de tiendas de todo tipo para impulsar el comercio local y de jóvenes creadores), una ruta de bares y restaurantes donde degustar la tradicional gastronomía murciana, exposiciones artísticas (BODY PARTS o Jóvenes Creadoras), presentaciones de libros (como el escrito por Carlos Pérez de Ziriza, ‘Indie y Rock alternativo’), proyecciones de diferentes documentales musicales (Geometría del Esplandor, Lo que hicimos fue secreto o Autosuficientes) y la presencia de tantos y tantos grupos musicales en el cartel del festival que conforman la escena de la Región de Murcia.

Como asistente y como público pude disfrutar de muchos de estos eventos que a continuación os relataré como mejor me sea posible transmitiros, haciendo un recorrido por lo que vi y escuché, rodeado de mis amigos.

MARTES

Durante la noche del martes, decidimos ir al concierto que Cápsula ofrecía en la Sala REM, haciendo tributo a David Bowie con su disco Ziggy Stardust de una forma muy muy interesante, pues el estilo del grupo, que va desde el Rock’n’Roll hasta el Post Punk, Noise y Garaje.

El concierto se desenvolvió con una rapidez pasmosa, casi sin pausas entre tema y tema, consiguiendo llenar la sala prácticamente en su totalidad, con un público entregadísimo en perfecta comunión con los artistas y que rezábamos cantando, canción tras canción, a ese ser que hace algo más de un año nos dejaba para volver al espacio del que procedía.

MIÉRCOLES

Asistimos a la proyección del documental Lo que hicimos fue secreto, dirigido por David Álvarez, una muestra de lo que el punk supuso en la escena alternativa de Madrid y que, a través de testimonios de personalidades que lo vivieron, va desgranando una escena que para muchos (entre los que me incluyo) era desconocida.
Este documental sirve para ejemplificar (una vez más) que hay corrientes culturales o contraculturales que decidieron ser ajenas a lo que iba pasando en la sociedad pero sin dejar de pertenecer a ella. Buscaban una identidad y fue gracias a su ímpetu por cambiar el sistema, junto con sus ganas de diferenciarse del resto como lo consiguieron.

¿Quiénes son los protagonistas de este documental? Personas, personajes, situaciones y lugares de culto que nutrieron (sabiéndolo o no) una escena muy impactante e importante de la historia cultural de nuestro país, como Ana Curra-Parálisis Permanente-, Javier Couso-Sin Dios-, Pepe Sin Dios, Ángel Fobia, Vicente “Mariskal´´ Romero, Fernando Potencial, Ramoncín, el Rock-Ola, Los Pegamoides, las drogas, el movimiento okupa, el grito, la revolución y la reacción a ciertas cosas que imperaban en aquél momento.

JUEVES

Durante la tarde del jueves se presentó en el Café de Ficciones el libro de Carlos Pérez de Ziriza Indie y Rock alternativo, una suerte de ensayo que viene a expresar lo que la cultura independiente es en la música y qué papel ha jugado en el rock de las últimas cuatro décadas.

Desde Sex Pistols hasta Arcade Fire, de The Smiths a Nirvana o a Oasis, sin dejar de lado alguno de los artistas o grupos más influyentes de nuestra escena musical alternativa en España como Los Planetas, Vetusta Morla, La Habitación Roja… Este libro es una especie de guía, un repaso sobre el que leer y escuchar para ir aprendiendo y comprendiendo lo que el autor va contándonos a lo largo de las páginas que lo componen.

Didáctico, entretenido y ameno, el libro escrito por el crítico musical va al grano, no deja de lado los hitos más importantes de la música alternativa internacional y nacional y propone un listado de más de 150 grupos que deben conocerse por los amantes y conocedores ya no sólo del género, sino de la música.

Justo después de la presentación del libro, se celebraba en el LOFT 113 el concierto acústico de La Bien Querida, que colgó el cartel de lleno en unos minutos. Un amigo que estaba haciendo cola me envió una foto en la que podía apreciarse cómo nos íbamos a quedar fuera del local mientras Ana Fernández tocaba sus bonitas canciones.
Sucedió algo parecido a lo predicho pues, aunque pudimos entrar, el hacinamiento era tal que ni prensa, ni foto, ni vídeo podíamos encontrar un hueco para poder ver si quiera el flequillo o una de las clavijas de la guitarra de Ana. Además, la falta de educación del público se hizo una vez más patente, pues el constante murmullo-gritos a veces- solapaban y enmudecían el hilo de voz y los punteos de la cantante.

Una pena que un concierto tan multitudinario, esperado y querido se celebrase en tan desafortunado emplazamiento: podrían haber cogido el material musical que tenían y haberlo llevado a la cercana Plaza de Europa, por ejemplo, donde se podría haber incluso bailado alguna de las canciones que tocó.
Quizá si el concierto se hubiera realizado en la Sala REM, como algún otro, esto no habría pasado pero bueno, es una de las pocas cosas de las que me voy a quejar acerca del festival.

VIERNES

La tarde se presentaba muy jugosa: tenía mi planning listo y bien aprendido para pasar un viernes saldando cuentas pendientes con grupos que estaban sin tachar en mi lista de vistos y no vistos. El primer grupo que iba a ver sería Sidonie pero debido a problemas logísticos ajenos al festival y a la banda, su concierto fue cancelado, así que el festival decidió jugar un as bajo la manga subiendo a Viva Suecia al escenario Estrella de Levante a la hora que a los primeros les tocaba actuar.

El concierto se resolvió estupendamente, donde tocaron los temas más laureados por el público: Hemos Ganado Tiempo, Bien por ti, Palos y Piedras o A dónde Ir fueron algunos ejemplos de cómo meterse al público en el bolsillo y en el corazón. Un gustazo ver de nuevo a mis paisanos en nuestro festival porque cada concierto es único y siempre se me eriza la piel cuando les veo.

Tras Viva Suecia, estuvimos en el concierto de Niños Mutantes, que nos tocaban algunos de los nuevos temas de su reciente Diez, publicado este años 2017 de la mano de Ernie Records. Su concierto estuvo plagado de recuerdos, de momentos inolvidables que nos han pasado a todos y que tanto y a tantos nos han marcado, casi tanto como los temas Errante, Hermana mía o Las Noches de Imsomnio.

Tras Niños Mutantes, salí del recinto tras algún que otro percance (uno de los guardias de seguridad de los accesos se confundió y quiso cortarme la pulsera alegando que si era de prensa, no podía salir y volver a entrar, cuando esto solamente sucedía si la pulsera que portabas era de un solo día, algo que tampoco entendí, pero bueno…) que quedó en anécdota, para poder cenar algo que no hiciese que mi economía se resintiera demasiado y tomar alguna cerveza a un precio más razonable que los siete euros y medio del mini de cerveza que costaba en el recinto del festival.

Cuando me dispuse a entrar de nuevo me enteré de que el concierto de Joe Crepúsculo también iba a ser cancelado y no daba crédito y que su reemplazo iban a ser Las Chillers, un conjunto que hacía versiones de canciones pop clásicas de nuestro imaginario mainstream con mucha soltura, comicidad y sopresa, ya que la gente que iba entrando al recinto e iba escuchando cómo versionaban a Chenoa, Camela o a Ella Baila Sola se preguntaban: <> A lo que yo respondía:<>. Pues dicho y hecho: pusimos rumbo al escenario Punta Este y lo gozamos fino filipino.

Antes de que terminara el concierto de Second, me eché una carrerita y pude llegar a tiempo a la segunda parte del partido, pues mis colegas estaban ahí haciendo una vez más de groupies de ellos. Aunque están más trillados y más vistos que el TBO, hay que reconocer que siempre gustan y que un concierto de Second, es un concierto de Second.

Justo terminaron los murcianos y de un salto nos clavamos en Fangoria en el escenario Estrella de Levante, donde Olvido Gara y Nacho Canut, junto a su séquito hiceron repaso por toda su discograndía (no, no me he equivocado), porque cuando esos archiconocidos ritmos y sintetizadores hacen su aparición, no puedes dejar de cantar ni de bailar emulando al enorme terremoto que es Alaska.

Después de una pequeña pausa-pipí, en el mismo escenario se iba a producir una explosión volcánica propia del paleozoico: Editors hacían acto de presencia. Papillon, Sugar, Munich, An End Has A Start o A Ton Of Love reventaron entre el público como fallas que se abren en la corteza terrestre. Tom Smith: qué vozarrón gastas y qué cabronazo eres, nene. Te marcaste uno de los mejores conciertos que he visto en el festival.

Tras ellos y tras tanta tralla como metieron y tras un día tan tan movido como el que tuvimos, muchos dirían que estaríamos para el arrastre: nada más lejos de la realidad. Pero cuando Carlos Ojete y Aníbal Calor decidieron personarse en el escenario Thunder Bitch, la multitud (entre los que me incluyo) no dejamos de pegar brincos y reírnos a carcajada limpia a causa de semejante esperpéntico espectáculo. Mención especial a un amigo que se cargó en los hombros los 80 kg que uno gasta para que viera en condiciones lo que los chanantes son capaces de hacer con un traje rosa de satén, una bata de peluche y un traje blanco.

Ya, para finalizar el viernes, estuvimos viendo al belga Stephen Fasano-The Magician-. Seguro que conoces el remix de la famosa I Follow Rivers de Lykke Li, ¿verdad? Pues es suyo. Pinchada limpia, contundente y muy bien armonizada para cerrar un día de dies.

SÁBADO

El cansancio que llevaba tras un fuerte viernes hizo que no pudiera estar presente en el primer concierto que quise ver de la tarde, La Habitación Roja, así que tendré que esperar para el próximo evento a verles. Una verdadera pena porque lo mucho que yo quiero a los valencianos no se puede medir.

Ya decidí esperar a Sr. Chinarro e ir tomándome la noche con calma, pues lo que venía era fuerte y potente.
Aunque pensaba que iba a estar solo en el concierto de Antonio Luque, me alegró mogollón encontrarme a un larguilucho amigo mío en el concierto, así que nos <> y vimos a Mr. España en buena compañía. El Rayo Verde, Los Ángeles, Babieca, La Mujer, El Progreso… Canciones de ayer y de hoy que me calentaron por dentro y por fuera y me prepararon para lo que venía.

Otra carrerita más (Luque, perdóname, siempre te amaré) y fui con mis colegas a ver un ratico de Lori Meyers. Aunque fue lo de siempre y más de lo mismo (otra vez), surtieron su repertorio de los mejores temas de su nuevo disco, que nos trajeron por segunda vez a nuestras tierras. Noni, Ale, Alfredo: los murcianos os amamos de aquí a la Luna siete veces.

Repetí la operación del día anterior para no dejarme el bolsillo tiritando y salí a cenar. Luego entré a ver a Orbital y aluciné como con otros grupos no lo había hecho. Había escuchado por primera vez a los londinenses al ser confirmados para el festival pero lo que hicieron con las luces, las pantallas y su actuación fue para el recuerdo. Si tenéis oportunidad de verles, id a hacerlo porque no os vais a arrepentir, de verdad.

Perro. Escenario Punta Este. Pogos. No voy a decir nada más de ellos.

Llegó el turno del sueco Trentemøller, que venía a la ciudad con banda a prensentar Fixion, su último trabajo publicado en 2016. Esto también fue para el recuerdo: un juego de luces que encajaba al milímetro con los golpes de la batería, una distorsión preciosa y un tratamiento de puesta en escena mítico que te hacía llegar al trance muy fácilmente.

Para finalizar la primera edición del WAM Estrella de Levante 2017, vi a Delorean. Los vascos fueron los causantes de que rememorara el Subiza de pe a pa y de que me volvieran a emocionar con los temas de su nuevo disco.

Sobre El Autor

Casi casi terminando audiovisuales. Escribo, fotografío, grabo, edito, corto, recorto, ilumino, escenifico, sonorizo, produzco, voy a conciertos, escucho y colecciono música, pierdo el tiempo en Internet y juego a videojuegos. Y hago unas croquetas que te mueres.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.