Paolo Nutini es un nombre que a primera vista nos recordaría a un italiano cualquiera. Si se nos diera la pista de que ese ciudadano se dedica a la música, cualquiera podría pensar en Nek o en Tiziano Ferro, o quizá sería un poco más optimista y pensaría en Luciano Pavarotti. Pero nada más lejos de la realidad. Paolo Nutini nació y creció en Paisley, Escocia, fruto del matrimonio de Alfredo Nutini, un toscano que decidió emigrar a Escocia, y Linda, escocesa.

Quién iba a decir que Paolo Nutini llegaría a ser una de las grandes figuras del ‘soul’ hoy en día. Ya en 2005 firmó con Atlantic Records, y a los 19 años su primer álbum ya se estaba vendiendo (bastante bien) por las tierras británicas. These Streets llevó a Nutini a los escenarios de toda Europa, donde la gente quedaba impresionada con el chaval que cantaba durante una hora con los ojos cerrados, encorvado y con aparentes signos de estar borracho, o colocado (Nutini admitió fumar marihuana a diario, con la cita It just keeps you going, you know?) debido al pánico a cantar en público, faceta que ya ha superado.

Con These Streets y Sunny Side Up (2009), Nutini da a conocer temas lentos, baladas como Candy Last Request, así como algunos más enérgicos y alegres como Pencil Full of LeadNew Shoes. No es hasta la llegada de su esperado tercer álbum de estudio, Caustic Love, publicado este año 2014, cuando nos encontramos con una joya entre los trece cortes que componen el álbum. La octava pista de este álbum (aclamado en líneas generales por la crítica, y producido por un español, Dani Castelar), de 6 minutos y 13 segundos de duración, lleva el nombre de Iron Sky. Esta canción resulta una sorpresa que debemos desgranar teniendo en cuenta que, en 2014, Escocia votó para decidir su independencia, y aquí podemos encontrar todo un himno político, un canto a la rebelión.

Ya al sonar los primeros compases escuchamos We are proud individuals, living for the city. No olvidemos que la City es el centro financiero de Londres, el corazón financiero de Inglaterra, mientras que más adelante podremos escuchar citas como Oh, that’s life, that’s dripping down the walls of a dream that cannot breathe in this harsh reality. ¿Una invitación a los scots a soñar en tiempos en los que parecía imposible? Eso dejémoslo a la interpretación personal de cada uno. Mass confusion spoon fed to the blind, serves now to define our cold society, from which we’ll rise; over love, over hate. Vamos, que si seguimos tirando del hilo de Escocia, Nutini parece decirnos que sus conciudadanos han estado engañados, llegando a una fría sociedad.

Con una invitación a seguir siendo fuertes (You’ve just got to hold on) llegamos al clímax de la canción, en el que, sorprendentemente, suena la voz de Charles Chaplin, en el discurso de una de sus grandes películas, El gran dictador (que nunca está de más escuchar: Charles Chaplin y el discurso final de El gran dictador), y Nutini volverá a entonar los we’ll rise, over fear, into freedom. Gimiendo un Freedom!Rain on me con esa poderosísima voz, acaba esta escalofriante maravilla del cantante escocés, que incluso Adele ha catalogado como “una de las cosas más espectaculares que ha escuchado en su vida” (literalmente, y en Twitter: Fuck!! This is one of the best things I’ve ever seen in my life hands down!).

Ver: Paolo Nutini – Iron Sky (Abbey Road Live Session)

Cortometraje para Iron Sky: Paolo Nutini – Iron Sky (Short Film)

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.