Teníamos tantas ganas de ver a Mon Laferte en directo que ni el sofocante calor de la Sala Mon de Madrid nos desilusionó dentro de aquella tahona. Allí nos dimos cuenta de lo fundamental que es que el espectáculo de esta gran artista chilena se lleve a cabo sobre las tablas de un gran teatro por el juego de luces, sombras, lágrimas y movimientos en lugar de hacerlo en una sala que por las noches se llena de música house.

Ojo que no es una crítica ni mucho menos, la Sala Mon nos encanta… pero no para ver a una artista que ha colaborado con otros de la talla de Enrique Bunbury, Juanes, Lila Downs y La Santa Cecilia. Su reconocible y adorado estilo, entre la inocencia y la agresividad del desamor, llenó un recinto a rebosar –teniendo el cuenta que coincidía con el derbi — en el que sus asistentes bailaban con la misma soltura que su pelo azabache.

Laferte no dio lugar a desconcentrarse de su tremendo recital y tiró balones fuera. Sonaron temas en su apertura como ‘Ana’, la recientemente galardonada con el Grammy Latino ‘Amárrame’, ‘Que sí’ y ‘Amor Completo’, todos ellos acompañados por los coros de los más devotos, que incluso llevaban distintas flores en la cabeza en señal de que el estilo de la chilena es puro lujo y elegancia.

Para cerrar una intensa noche que dio comienzo demasiado pronto, la cantante se dejó llevar por el desencanto sentimental con el que ha decidido marcar su discografía y, especialmente, su disco ‘Vol.1′, en el que vació su corazón con la escalofriante ‘Tu falta de querer’, tema con el que, como era de esperar, clausuró una noche de canto al alma y al amor, no sin antes pasar por ‘Mi buen amor’, la canción con la que llegó a superar al mismísimo ‘héroe del silencio’.

La fragilidad se convierte en entereza con la fuerza de la artista latinoamericana, que pasó de las lágrimas de dolor a las de emoción en cuestión de segundos. Las primeras, puros recuerdos representados de manera física. Las segundas, fruto del calor (literal) y el cariño de las decenas de seguidores que piropearon cada uno de sus movimientos. Y es que no es fácil reconocer que Mon Laferte no volverá a España próximamente. Esperaremos insistentemente su vuelta.

DSC_1114

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.