“Era una mañana psicodélica”. Así comienza Magnolia, la canción que da nombre al último disco de Rufus T. Firefly — lanzado el pasado viernes —  y que refleja lo que es su escucha de inicio a fin: una psicodelia descontrolada de ritmos apabullantes.

‘Los Rufus’ lo han vuelto a hacer bajo la producción en la sala de máquinas de Manuel Cabezalí, líder de Havalina, que ha estado detrás de cada uno de los discos de esta banda procedente de Aranjuez. Diez años de duro trabajo y caminos difíciles en los que han creado sonidos totalmente envolventes y místicos. Con este Magnolia se vuelve a refutar la idea de que lo independiente sigue vivo, bajo una sello discográfico propio y sin las órdenes de ninguna fuerza exterior. Según Víctor Cabezuelo, cabeza visible de la banda, en este mundo tan comercial y efímero sería totalmente impensable la creación de temas de larga duración bajo las órdenes de lo cotidiano. Una realidad cada vez más visible en el mundo de la música convencional.

Pero este disco no tiene nada de convencional, todo lo contrario. Cada una de las canciones, envueltas en una temática cinematográfica de lo más freak, invocan a pensar hacia uno mismo para sacar lo mejor de cada uno de nosotros, abandonando la negatividad para avanzar hacia una búsqueda de lo realmente bueno que nos da la naturaleza. Un lado bueno de las cosas que se contrasta con el mismo packaging del disco — el interior del mismo se asemeja a una flor — creado por la segunda cara visible de Rufus T. Firefly, la baterista Julia Martín-Maestro.

Podríamos estar hablando horas y horas de las similitudes y afluencias del sonido de Magnolia, pero si tratamos lo alternativo y la psicodelia, es indudable que durante la primera escucha Tame Impala, Radiohead o Pink Floyd recorren tu cabeza. Un inicio de ··O·· que nos devuelve al inicio de The Weight of Love de The Black Keys o un paisaje místico en Nebulosa Jade que podría estar incluida en el último trabajo de Radiohead. Pero sin duda es esa amalgama de transiciones melódicas durante el sonido de todo el disco lo que hace que las influencias sean infinitas.

Sin duda estamos ante una de las bandas más vanguardistas de la escena nacional, que crean y se recrean trabajo tras trabajo y conciben placeres simplemente eternos. El placer de saber que la psicodelia sigue entre nosotros.

Sobre El Autor

Media cabeza pensante de esta locura, además de un intento de comunicador. Mi sueño: unir música y cocina en un solo concepto.

2 Responses

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.