¿Sabes cuál es esa sensación de probar algo nuevo que, aunque te recuerda a algo, te recrea en algo original y cálido? Esa es una de las preguntas que me hice mientras sonaba el esperado y mágico Visions and versions de Chlöe’s Clue en la Sala Costello de Madrid este jueves pasadas las 22h.

La artista valenciana, que presentó su ‘Panorama’ ante un pequeño grupo de gente (más íntimo, más bonito), sonreía cada vez que presentaba una canción como si fuera importante mantener esa cercanía con el público, algo que se agradece debido a la amplia lista de músicos que son incapaces de abrir la boca si no hay una línea melódica de fondo.

Fue un concierto corto y recordé con ello mis primeros tiempos cubriendo conciertos en una fecha no demasiado lejana, cuando acreditarse en los grandes conciertos era una suerte que no siempre se conseguía. Con el tiempo, hemos visto cómo las expectativas no siempre acompañan al tamaño de las salas, teatros y estadios que visitamos con ansia de devorar buena música.

Con una sencilla puesta en escena, a pesar del espacio disponible para desplegar esas poderosas alas que tiene Raquel, la cantante abrazó a cada presente con temas para bailar como el que lleva por título su último largo, Visions and versions, The Desk of despair o Pain boutique, que hicieron del ambiente un purificador de buenas energías.

Tampoco faltaron algunas de las canciones que le llevaron a hacer este último disco, como Brick Lane y At home, que combinó con cortes más cálidos como Decadence is dead, Lira versilia o Café-Bar 2000, que nos pusieron en situación veraniega de piscina y bebida con varios juegos de palabras y líneas de guitarras.

Destacando por último el momento en que Chlöe’s Clue consiguió ocupar el suelo de la sala con posaderas y no con pies, en la interpretación de Que te vaya bonito, único tema en español, desenchufada, sola en el escenario; uno de esos momentos mágicos que reivindicábamos al principio de esta nota.

Dejar con ganas de más música es uno de los indicadores de que se hace obligatoria una nueva parada en Madrid y estaremos allí para disfrutar de las nuevas versiones del disco de la artista, que aporta con encanto esos detalles necesarios para convertir un buen disco en un directo cojonudo.

DSC_1094

Sobre El Autor

Todo queda mejor en blanco y negro. Actitud y perspectiva son dos términos que suelen funcionar bien. Nada como el final de los 60. Marc Bolan, Bob Dylan y Jack White lo han hecho todo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.