Lo que podría ser un anodino lunes de noviembre se convierte en un día con final feliz. Hoy entrevistamos a La Maravillosa Orquesta del Alcohol, La M.O.D.A. Ha pasado poco más de un mes desde la salida de su nuevo disco, Salvavida de las balas perdidas y Jacobo Naya (teclado, hammond, piano, percusión, guitarra, banjo) y Nacho Mur (guitarras) nos hicieron un hueco durante la gira de presentación de su tercer disco:

El viernes empezó la gira, después de la gira acústica por toda España. El viernes tocasteis en una sala y el sábado en un teatro. ¿En qué espacio os sentís más cómodos?

Jacobo: cada espacio tiene su encanto.

Nacho: son diferentes. Llenar el teatro siempre es bueno, cada detalle se siente más, para bien o para mal. La energía de una sala es increíble, el sudor. A La M.O.D.A le viene bien el ambiente de una sala, ver que la gente salta, se lo pasa bien y suda. A mí en especial me gusta más tocar en una sala.

¿Dirías que la M.O.D.A es un grupo más de sudor que de sillón?

N: sí

J: justo. Aunque la calle también nos gusta

Acabáis de empezar la gira, ¿notáis alguna diferencia con respecto a la anterior?

J: al margen de la sorpresa y la emoción de ver que las entradas se agotan a una velocidad abrumante. Veo que hay más tablas en el grupo, en el equipo técnico, en la manera de afrontar la gira, en el día a día.

Respecto a lo que comentabas de las entradas, el año pasado os fuisteis de Madrid con tres “Joy Eslavas” completas y ahora volvéis a Madrid con tres “Rivieras” a rebosar. ¿Apuntáis a horizontes más altos? ¿Un “Vistalegre”? ¿Un “Palacio de los Deportes?

J: La M.O.D.A va poco a poco, pero parece que todo va bien. Aun así, no lo sabemos. Lo que mencionáis son espacios más grandes y nos encantaría llenarlos o simplemente la oportunidad de tocar ahí.

N: primero tocaremos en las tres Rivieras y luego ya… bastante hay ahí

¿Por qué creéis que tenéis tanta acogida en Madrid?

J: Madrid siempre se ha portado muy bien con el grupo. Es una cuidad súper agradecida. Al principio funcionó muy bien el “boca- oreja”. A medida que íbamos a festivales, la gente iba conociéndonos más. Luego en Madrid ocurre que poca gente es de Madrid. Parece que hemos ido sembrando poco a poco y a golpe de sala pequeñita y mucha carretera, parece que Madrid es una cosecha. La verdad es que siempre nos hemos sentido como en casa.

Respecto a lo que comentáis de que la gente recomienda el grupo, ¿creéis que el éxito de La M.O.D.A. es el “boca a boca”?

J: totalmente. Desde el primer momento. No sé si es sólo la energía que se desprende de los conciertos, las letras… la música es suficientemente agradable como para que guste a un abanico muy amplio de público con gustos distintos. Tienes desde el abuelo al niño de cinco años, pasando por el “hardcoreta”. Muchas veces es un padre quién le pone a la hija La M.O.D.A o una hija que le pone nuestras canciones al padre y al final acaba yendo toda la familia al concierto.

¿Tenéis alguna manía antes de salir a tocar?

J: a alguno le entra algún apretón.

N: Solemos hablar del concierto, del setlist que vamos a hacer. Nos juntamos todo el equipo técnico y el grupo y repasamos tema a tema, para ir focalizados todos.

La mayoría de medios han calificado vuestro disco como, Mondo Sonoro “lejos de quedarse anclados en una fórmula que les garantiza el éxito (…), los burgaleses han dado un paso más en su carrera”. Rockssesion “este álbum es más arriesgado, decidido que dentro del formato conocido de la banda”. En general lo describen como un disco más maduro, ¿a qué creéis que se debe esta evolución?

J: en parte a la producción propia de cómo suena el disco, por un lado.

N: las canciones. Son canciones arriesgadas, no son canciones sencillas, de estribillos fáciles. Canciones como océano y campo amarillo, no son canciones que a la primera entren fácil. Han ido surgiendo las cosas y sobre todo no nos hemos puesto censuras. Sabemos que es un disco que requiere más escucha que en los anteriores, pero justamente por eso también gusta.

Durante la grabación de los discos, ¿a qué dedicáis los tiempos muertos?

J: es que en este disco no ha habido tiempo muerto.

N: estoy intentando recordar si hemos tenido tiempos muertos. La verdad es que ha sido full time. No hemos parado, desde que hicimos las bases en Cal Pau han pasado muchas cosas, desde que sacamos el disco, con ensayos, preparando el merchandising

Por las redes invitamos a que la gente nos lanzara alguna pregunta para vosotros. Yago, bajista del grupo Veintiuno, preguntaba cómo hacéis para ser una banda autogestionada, la clave del éxito

N: la clave es que no paramos. Tanto en lo musical como en lo que no es musical. Dedicamos todo el día. Cuando te autogestionas llevas las redes, merchandising, cuentas… Lo bueno es que somos siete y nos lo repartimos. Cuando terminamos de ensayar, uno se dedica a responder emails, otro con las redes…

J: Echarle horas y horas… y horas.

Dentro de esto, ¿Qué ventajas encontráis de ser un grupo autogestionado?

J: pues que los límites al final te los pones tú. Haces las cosas como quieres, de la manera que crees que puede ser la mejor. Si funciona bien y si no pues aprendes, poco a poco. No dependes de nada ni de nadie para tiempos, maneras o decisiones.

Esta es para Nacho. Cuando se confirmó tu incorporación, comentaste por las redes que les habías visto en algún concierto antes. ¿Cómo calificarías ahora tu experiencia sobre el escenario?

N: realmente ahora de gira, acabamos de empezar. Pero era como me imaginaba, he disfrutado como un niño pequeño. Les había visto en otros festivales y bueno, me encantaba la banda y me encanta. Y formar parte es una maravilla. Cuando les conocí pensé, que pena que sean de Burgos, esta es la banda en la que me gustaría estar. Y fíjate, la vida, por casualidades, aquí estoy.

¿Cómo has sentido la aceptación del grupo, de los fans?

N: la verdad es que muy bien. Han sido todo facilidades. Sé que suena a respuesta “futbolista” pero oye, desde el primer momento me he sentido como uno más. En la parte musical, se ha respetado mi aportación, me han preguntado por mi opinión, como uno más. No sé si es bueno o son unos locos que no se lo han pensado muy bien. Por parte de la gente, me daba más miedo. Pero han sido todo palabras positivas, la gente súper agradable.

Para Jacobo, tú ya eres un veterano en la banda, ¿crees que cada uno tiene un rol en la banda?

J: dentro de cualquier equipo cada uno tiene un perfil distinto. No creo que nos encasillemos en los roles porque la forma en la que nos gestionamos permite que cambiemos de un papel a otro. No creo que haya roles porque es todo bastante colaborativo.

Nacho, ¿qué crees que aporta Jacobo a la banda?

N: organización, dentro del caos. Dentro de los instrumentos, da una buena perspectiva de arreglos.

Año 2058, un androide  con el cerebro de Mariano Rajoy gana las elecciones en España por decimocuarta vez consecutiva. Llaman a La M.O.D.A.  para que en el balcón de Génova toquen “himno nacional” acompañados de Sáez de Santamaría Dj set. ¿Qué hacéis?

J: Diremos que como ahora, el tema político no queremos entrar. Aunque bueno, echaremos de menos las vistas del mar de Génova porque el calentamiento global haya conseguido que tengamos línea de playa.

¿Qué colaboración no rechazarías?

N: Depedro, nos gusta mucho, es una referencia para el grupo. Puede que lo lea jajaja.

J: con Calexico.

Hablando de colaboraciones, os llama Maluma para hacer un nuevo género, el “folkretón”, ¿qué hacéis?

J: para el 2050 ya estará todo inventado. De hecho, yo diría que ya existe. Morat por ejemplo.

Próximo videoclip de La M.O.D.A., ¿Tarantino, Spielberg, Kubrick o Woody Allen?

J: ojalá Woody Allen. Pero el antiguo.

N: Woody Allen en sus primeros discos, cuando no llenaba salas. Tarantino y Kubrick sería curioso también. Podríamos optar por un colaborativo.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.