La noche del sábado 13 se terciaba gélidamente fría para lo calurosos que somos los murcianos a las puertas de la Sala REM, local que recibía con sus puertas abiertas a los asistentes al concierto de Amatria, conjunto de pop electrónico que revienta las pistas de baile con las programaciones y ritmos rimbombantes que Joni Antequera produce y mezcla.

Abrieron con Humanos vs Máquinas, dando pie a una serie de hitazos y meneos incesables de caderas, saltos y estiramientos de brazos que no hicieron sino ir preparando al público para una gran noche de fiesta. El siguiente tema en sonar fue Discordia, perteneciente al último lanzamiento de estudio del grupo, Algarabía, y que abre el mismo LP, firmado esta vez ya con el sello Vanana Records.

Lucha de Gigantes -aquel tema que Antonio Vega escribió y en la que hablaba sobre su adicción a la heroína y lo que le perseguía, cómo sentía y vivía- fue un tema versionado por Joni de una forma un tanto extraña pero efectiva: sampleado y acompañado por la guitarra electroacústica, el ciudadrealeño hizo (a mi humilde parecer) una buena adaptación a su estilo de la canción de Nacha Pop, aunque pudiera suponer un cambio demasiado abrupto en lo que a armonía del concierto se refiere.

La archiconocida Buhardilla de Antequera consiguió retomar el meníto característico del concierto, pues además de tener ese ritmillo animoso y mostrando todo lo que son Pablo G. Lastra (batería), Juan Rodó (guitarra y bajo) y Joni Antequera (teclados, guitarra electroacústica y programaciones). El ritmo disco de Lobo nos advierte que si alimentamos una tormenta, se convierte en una tempestad. Con la rumbera Siempre Que Quiera, Joni pedía el control, pero alguno ya iba más perdido que un pulpo en un garaje a esas horas de la noche.

Antes de comenzar con El Coche Fantasma, Joni comentó que la canción hablaba sobre ese personaje tan típico de los videojuegos que te persigue al comenzar determinados niveles, que al final resulta ser uno mismo. La lucha que tenemos a veces con nostros mismos es la más difícil: uno puede ser su peor enemigo. Ya desde Encaja, pasando por Animal, El Golpe, Chinches hasta el cierre con Atarax, el grupo dio cuenta de lo buenos que son y que uno no tiene posibilidad de acomodarse al sonar estos temas tan enérgicos y electrizantes.

Sobre El Autor

Casi casi terminando audiovisuales. Escribo, fotografío, grabo, edito, corto, recorto, ilumino, escenifico, sonorizo, produzco, voy a conciertos, escucho y colecciono música, pierdo el tiempo en Internet y juego a videojuegos. Y hago unas croquetas que te mueres.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.