Todo el año esperando y por fin llegó el día. Ahí estábamos, en el FIB 2016, tras un largo viaje y mucha caravana lo habíamos conseguido. Poca presentación necesita este festival, todos estamos de acuerdo en que es un evento de peregrinación para todo amante europeo de la música y nosotros íbamos a ser partícipes de aquella fiesta.

JUEVES

Este día comenzó nuestra aventura, supuestamente iba a ser un día de asentamiento y relax. Iba a ser un día de preparación para lo que se nos venía encima. Tras pelearnos un poco con la tienda de campaña (no os riais porque eso nos ha pasado a todos alguna vez) y ponernos guapetes para la ocasión, nos dispusimos a bajar al recinto para empezar a disfrutar. Nuestro plan era “picotear” un poquito de cada concierto hasta que llegara el plato fuerte del día, y así hicimos. Empezamos disfrutando de los ritmos suaves del rock de Soulwax, influido por ese dance alternativo al que también se dedican. Fue un concierto normalito, sin nada que destacar, pero los “guiris” se volvieron locos e hicieron varios “pogos”(me juego el cuello a que serían capaces de hacer “pogos” hasta en un concierto de John Lennon), haciendo que la fiesta se contagiara a todo el público. Nuestra curiosidad hizo que nuestra siguiente parada fuera el concierto del rapero británico Skepta, concierto que fue diferente a lo que estamos acostumbrado pero oye, como experiencia que contar a nuestros nietos no estuvo mal. Nos tuvimos que salir a mitad del concierto porque saltó la sorpresa, nos enteramos de que ese grupo misterioso llamado Las Weers que aparecía en todos lados, menos en el cartel y que nadie sabía quiénes eran resultaron ser las Hinds. Concierto poco destacable, fue en uno de los escenarios pequeños del festival, y es mucha la energía que derrochan estas chicas en directo pero les falta bastante que mejorar. Entonces llegó el plato fuerte, Major Lazer, fue baile y fiesta por todos lados, hicieron que sonara reggaetón en el FIB (yo casi salgo corriendo, pero al resto de asistentes no pareció importarles), con eso os digo todo. Pero el momento cumbre llegó cuando sonó el gran éxito de los estadounidenses, sonó ese “Lean On” que hizo que la fiesta se nos fuera de las manos y nos permitiera irnos a dormir con un muy buen sabor de boca tras el primer día.

¿Veis como Zahara no es buena? - Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

¿Veis como Zahara no es buena? – Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

VIERNES

Llegaba el viernes, y nosotros sin saber que este iba a ser el día que más nos iba a marcar. Asistimos con la boca abierta al concierto del colectivo de rap islandés Reykjavíkurdætur, acabaron desnudas de cintura para arriba las 15 integrantes del grupo, no tengo nada más que declarar señoría. Volvimos a ver a las Hinds, esta vez sin sorpresas y actuando en el escenario Las Palmas, que era el escenario principal del festival. Nada diferente respecto al concierto que dieron el día anterior, nada más que más público y un escenario más grande. Nos pasamos al concierto de La habitación roja para vivir un concierto muy enérgico, que consiguió que lo pasáramos muy bien con canciones como “Voy a hacerte recordar”“Indestructibles” o su mítica “Ayer”, canción que se puede considerar ya uno de los himnos de la música indie española. Sin duda fue uno de los mejores conciertos del festival, y contó con la presencia entre el público del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (un poquito de salseo nunca viene mal). De ahí nos pasamos un rato por el concierto de The Vaccines, muy enérgicos y en la línea que siempre siguen los británicos. Con “Post break-up Sex” el concierto se fue calentando pero lo terminaron de petar cuando sonó ese “If you wanna” que todo el mundo conoce aunque no tengan ni idea de quienes son The Vaccines.

Decidimos vivir el concierto de Dorian, por eso de que yo soy un friki del indie nacional, y aunque no fue el mejor concierto suyo que he vivido, no defraudaron los catalanes. Arrancaron con “Los amigos que perdí” y el público se vino arriba. Les costó mantener el listón alto, pasando a través de grandes éxitos como “Verte amanecer”,  “La tormenta de Arena” y “A cualquier otra parte”, pero dejaron buen sabor de boca. Dorian nunca defrauda. Nos dio tiempo a terminar de ver a un grupo emergente al que no hay que perder de vista, apuntan alto los chicos de Juventud Juché.

Holi - Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

Simon Neil, ¡Qué pelazo! – Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

Tras un poquito de cerveza ahí estábamos, de nuevo frente a frente, Biffy Clyro se iba a marcar EL CONCIERTO del FIB. Pedazo de espectáculo se marcó la banda de Simon Neil. Los ritmos potentes que caracterizan a los escoceses, la buena sintonía entre los integrantes del grupo y un público entregado hicieron que lo que ocurrió en el desierto de Las Palmas fuera algo mágico que solo pasa una vez en la vida. Todo era perfecto tras escuchar “Wolves of Winter” (si no se han inspirado en Juego de Tonos me rapo la cabeza), “The captain”, o “Friends and Enemies”, pero cuando llegó “Many of Horror” Benicassim se vino abajo, numerosas fueron las lágrimas que se vieron caer por allí, y con razón, si estuviste allí sabrás de lo que hablo, porque es imposible describirlo con palabras. Con la adrenalina por las nubes llegó el cabeza de cartel del día, The Chemical Brother. Mucha fiesta, mucho salto, pero musicalmente, que es de lo que tengo que hablar aquí, definiría la sesión como electrónica y nada más (soy un pureta del Indie, no me martiricéis). Salimos de allí corriendo para irnos al dj set de Julio Ródenas, que lo hizo bastante bien (él por lo menos pinchaba música). Tras esto, de vuelta a la tienda de campaña. Lo del cierre de día se lo dejamos para los profesionales.

SÁBADO

Llegó el sábado y la adrenalina del concierto de Biffy Clyro todavía duraba dentro de nuestros cuerpos, pero teníamos que pasar página y pensar que íbamos a vivir por primera vez un concierto de Muse. Se notaba en el ambiente, mucha más gente, se respiraba Matt Bellamy por todos lados.

Nuestra jornada festivalera comenzó con la enorme voz que caracteriza a Zahara. Enorme la ubetense que supo meterse al público en el bolsillo con esa vena cañera que esconde tras esa imagen de dulzura que a muchos transmite pero que pocos compartimos (No eres buena, que lo sé yo). Lo de esta chica no es ni medio normal, tal y como reflejó en “Funeral”, “Crash” y “El deshielo”. Consiguió que todos los asistentes al bolo, y algún que otro guiri incluido, bailaran al ritmo de su “Caída Libre”. Sensacional.

Matt Bellamy voló y nos hizo volar - Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

Matt Bellamy voló y nos hizo volar – Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

Por fin llegó el momento que todos esperábamos (y el que diga que no, miente), con diez minutos de retraso por fin Matt Bellamy, Christopher Wolstenholme y Dominic Howard pisaban el escenario principal para hacernos saltar y vibrar con su música. Disfrutamos como enanos con todos sus éxitos, destacando “Psycho”, “The Handler” y “Uprising”, porque son ellos, porque son Muse, pero la verdad fue que vivimos un concierto soso y que no aportó nada diferente a lo ya visto hasta ahora. Para colmo, los ingleses solo estuvieron sobre el escenario hora y media cuando deberían haber llegado a las dos horas. No se vio ni una sola interacción entre los integrantes de la banda, y ni un solo ápice de buena sintonía, alimentando de una forma considerable los rumores sobre la inexistente relación entre ellos. A pesar de todo eso, buena música, espectáculo y mucho Muse.

Con ese sabor agridulce decidimos apostar por el indie español, por un grupo que nunca defrauda, los murcianos Neuman y su post-rock independiente cantado en inglés (sí, existen los murcianos que hablan inglés). Impresionante, llenaron la carpa en la que se recogía el escenario Radio 3 FIB CLUB, y se quedaron cortos de espacio, el público optó por verles desde fuera. No decepcionaron sus  “I love you”, “Tell you” , “By fear/Hi love” y ese gran himno que es ya “Turn it”. Paco Neuman se puso rojo y todo al ver la que estaba liando en el FIB, ya era hora de que este pedazo de grupo tuviera una oportunidad como esta, y muy bien aprovechada por su parte. Estaba siendo un festival maravilloso, y bailar con Disclosure no fue una mala forma de cerrar el día, ese deep house que caracteriza al dúo británico nos hizo disfrutar durante un buen rato. Me fui a la tienda de campaña saltando, la adrenalina me salía por las orejas.

DOMINGO

No os lo voy a negar, el domingo estábamos reventados e hicimos el perro de una forma bastante exagerada. El primer concierto al que asistimos fue el de The Maccabees y su indie rock con unos sonidos muy británicos. “Marks to Prove it” fue lo mejorcito del concierto, pero fue “Something like happiness” la canción que nos dio fuerza para terminar el domingo vivos. Pasamos por el concierto de The 1975 porque apuntaba a que serían el grupo revelación, y lo hicieron bastante bien los de Manchester, mereciéndose dicho galardón. Nos hicieron vibrar con temazos como  “Somebody Else”, “Girls” y “Chocolate”. Muy grandes estos ingleses. Entonces Kendrick Lamar la terminó de liar en el FIB, “A.D.H.D”, “m.A.A.d city” y “Bitch, don´t kill my vibe” le hubieran sido suficiente al rapero estadounidense, pero tiró también de temas como “King Kunta” o “Swimming Pools”. Y ahí es cuando terminé de morir, os juro que mi cuerpo no daba para más. Ahí terminó esta gran experiencia que ha sido el FIB 2016.

 

The 1975, un gran año - Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

The 1975, un gran año – Fuente: Luis Ángel Gómez (Festinfo)

El domingo a mediodía la prensa había sido convocada por la organización, los rumores apuntaban a que querían comunicar que no habría FIB 2017. La expectación era real, se dieron los datos de asistencia, el FIB 2016 se cerraba con unos 170.00 asistentes entre los cuatro días y, tranquilos, todo se quedó en un rumor, habrá FIB 2017. Será del 13 al 16 de julio, y nosotros estaremos ahí para contároslo.

Sobre El Autor

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.