Allá por 2014 descubrí a cuatro chicos de Oxford que me dejaron con la boca abierta con su álbum debut ‘Zaba’. Desde entonces su éxito no ha hecho más que crecer y crecer. Festivales como Coachella, Lollapalooza o Glastonbury los ha visto sobre sus escenarios, con eso os lo digo todo. No es de extrañar que cuando algo se hace bien se consiga el éxito y de eso Glass Animals saben mucho, si bien tras ‘Zaba’ el nivel estaba bastante alto, tengo que decir que con ‘How To Be A Human Being’ me han acabado de conquistar, se enfrentaban a una tarea difícil, pero lo han conseguido. Eso sí, estéticamente hablando, me quedo con la portada de ‘Zaba’.

La verdad es que tras su single ‘Life Itself’ no tenía muchas dudas de que su nuevo disco iba a ser bueno, ‘Life Itself’ se ha convertido en un tema que todos (o casi todos) amamos, es imposible no sentir el ritmo corriendo por tus venas, no puedes evitar mover la pierna y la cabeza…¡Es un temazo!

Glass Animals nos presentan once canciones en su nuevo álbum, tengo que reconocer que se me ha hecho demasiado corto después de todo el tiempo que llevaba esperándolo. El disco comienza con su ya aclamado ‘Life Itself’, ¿existe mejor manera de empezar un disco? ¡Lo dudo!, pero ojo, no se quedan cortos con su segundo tema, ‘Youth’ (mi preferido sin lugar a dudas), una mezcla entre calma y baile, es perfecto de principio a fin y sobre todo en su estribillo. La cosa sigue fuerte, ‘Season 2 episode 3′, la verdad que al escuchar este tema parece que estés jugando un videojuego, desde aquí quiero hacer un llamamiento a los señores de las series de televisión: aquí tenéis un tema ideal para vuestras cabeceras, de nada.

El ritmo no para con Glass Animals, llegamos a ‘Pork Soda’, tema que empieza con un monólogo (llamativo cuanto menos), luego el tema rompe y de repente se me vuelve a mover la maldita pierna (¡OTRA VEZ!). Llegamos a ‘Mama’s Gun’ y este disco me parece cada vez más perfecto, este tema es relajado pero su base de fondo es algo que se te meterá en la cabeza y sí, olvídate de que vuelva a salir. ‘Cane Shuga’, otro de nuestros preferidos, si es que nos encanta, no podemos decir nada más, sólo que lo escuchéis y lo disfrutéis. ‘[Premade Sandwiches]‘, tengo miedo, continuemos, no tengo más que añadir a este fragmento de 30 segundos. ‘The Other Side of Paradise’, pum, chssssss,uuuuh, pum, chsssss, uuuuuh y así todo el rato, mola. ‘Take a Slice’, para nosotros la canción más peculiar del disco, empieza con una conversación entre risas y vuelve a romper, esta vez con una guitarra eléctrica bastante potente. Bueno, esto se acaba (¡NOOOOO!), ‘Poplar St’, sigue el ritmo de todo el disco, no puedo sacarle pegas. Y…‘Agnes’ se acabó, relajada, bailable, bueno, es una manera ideal de acabar el disco.

Conclusión: a mi me ha encantado, no sé a vosotros, igual llevaba mucho tiempo esperando, igual me tienen conquistada desde ‘Zaba’ o igual es que simplemente son tan buenos como yo me creo. Sea como sea, estos chicos merecen la pena. ¿Podremos disfrutarlos por las salas madrileñas? ¿Podremos disfrutarlos en alguno de los innumerables festivales de España? ¡Por favor SÍ! Os lo suplicamos, queremos a Glass Animals y pronto. Para acabar os diré por qué me gustan tanto, porque son distintos, no sé vosotros, pero a mi últimamente todo me suena a copia de o simplemente soso y aburrido, Glass Animals me han roto los esquemas y merece la pena reseñarlo.

Os lo dejo el enlace, porque debéis escucharlo, de verdad, merece la pena. ¡Nos leemos!

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.