Fotografías de Patricia A. Fernández.

Se veía venir cuando agotaron entradas en la sala La Riviera en dos horas y tuvieron que trasladar el concierto al Ring del Barclaycard Center (Palacio de los Deportes, nos negamos a llamarle de otra manera) el concierto de Foals. Y es que era su primera vez en un concierto en el que ellos son los protagonistas, ya que las últimas veces que les vimos en la capital fue en el Dcode 2013 y 2015; y teloneando en el mismo lugar donde ocurre nuestra crónica a los grandes Red Hot Chili Peppers. Pero lo ocurrido el 30 de Enero en Madrid fue ¿brutal? ¿espectacular? ¿existe alguna palabra que mezcle ambas?

Los fans se agolpaban en las puertas desde las 12 de la mañana, cantando sus canciones y aguantando la fresca brisa que corría. Pero al caer el sol comenzaron los nervios y las carreras para pillar el mejor sitio en el Ring del Barclaycard. Y entonces comenzaron, muy puntuales, los teloneros: Everything Everything. Sinceramente, un servidor no pudo cerrar la boca de lo sorprendido que estuvo. Un sonido limpio, por no decir que sonaban igual que en sus discos, con la mejora de esos bajos que te hacen vibrar los huesos, y esos coros, casi angelicales, a los que recurren en su tema “Get To Heaven”. Pero la gente se volvió loca cuando sonó “Cough Cough”, de su segundo disco; o la actual “Distant Past” (¡que nos parece un temazo!). Si os habéis quedado con ganas de escucharles, o queréis repetir, estarán en la Sala Joy Eslava el 17 de Febrero. ¡Desde aquí os recomendamos asistir!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y entonces aparecieron, sobre el escenario, las fieras de Foals. Mucho ha cambiado desde la primera vez que les vimos, pero es innegable que su evolución ha sido a mejor. Y no es para menos, ahora son cabeza de muchísimos festivales europeos, y es un papel que se han ganado a pulso. Comenzaron la noche con “Snake Oil”, de su último disco; caldeando el ambiente desde el minuto 0. No sabemos que llevará Yannis Philippakis en sus misteriosas botellas de agua, pero queremos de eso, ¡con que fuerza comenzó!. En el concierto predominó su último album, “What Went Down“; aunque nos dejaron viajar por toda su carrera: desde su primer disco, con “Olympic Airways” o “Balloons” (tema que no suele tener hueco en sus setlist), hasta sus temas más conocidos, y coreados por todo el mundo, como son “My Number” o “Spanish Sahara”.

Pero hablemos de la locura que ocurre cada vez que Yannis se viene arriba. Comenzó tanteando al público durante “Providence”, tema que no se caracteriza por su letra, si no por la fuerza instrumental que posee. Yannis se bajó al foso a darse un baño de brazos que se estiraban para intentar tocar al cantante. Y entonces lo vio, vio una oportunidad que iría fraguando, poco a poco, hasta llegar a “What Went Down” donde se dio el primer crowdsurfing de la noche, mientras, por el público, los integrantes de Everything Everything estaban iniciando un pogo. El segundo crowsurfing ocurrió en la última canción, “Two Steps, Twice”, en la que, un servidor, tuvo sobre sus hombros al cantante mientras se tiraba al público. Y es que el trabajo de estar en las primeras filas puede ser muy duro, y arriesgado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En resumen, hace poco que comenzó el año, pero creo que el de esa noche fue de los mejores, por no decir mejor, concierto de los que tendremos este 2016. Si queréis vivir algo parecido, o simplemente dejaros llevar por los poderosos acordes de Foals, nos visitarán de nuevo en el festival BBK Live de Bilbao, del 7 al 9 de Julio, en el que son cabezas de cartel. Por ahora es la única fecha próxima confirmada en nuestro país, así que no podéis perder esa oportunidad de vivir en vuestra piel esto que os narramos.

 

Sobre El Autor

Estudio Ingeniería Informática desde mi cueva, pero en ocasiones salgo al mundo exterior a disfrutar y fotografiar conciertos y festivales. Puedes encontrarme en las primeras filas.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.