En una tarde rara en Madrid, nos adentramos en la nueva sede de Sony Music España en Madrid (unas instalaciones futuristas de las que quedas prendado nada más entrar, todo hay que decirlo) para poder realizar una entrevista a uno de los grupos de moda de corte independiente de nuestro país, Supersubmarina. Esta semana, exactamente el miércoles 24, lanzan su nuevo disco “Viento de Cara”, por el cual hemos tenido la oportunidad de realizarles este cuestionario:

Pronto sale a la venta (24 septiembre) el disco más atrevido y completo que los tres que tenéis en mi opinión, “Viento de Cara”, ¿qué esperáis de él?

Esperamos que la gente lo reciba con la misma ilusión con la que lo hemos hecho. Pero como tú dices, es un disco muy atrevido y tiene muchas cosas diferentes. Hemos dado muchos pequeños pasos hacia diferentes sitios hasta completar nuestro sonido, abrir un nuevo abanico de sonidos o aumentar nuestra paleta de colores y texturas. Pienso que es importante que un artista, grupo o banda lo busque, no repetirse y aportar cosas nuevas de vez en cuando. Por eso, en este sentido estamos muy contentos y cómodos con el resultado.

Después del éxito concebido con los dos anteriores discos, ¿teníais algún tipo de presión durante la creación de este álbum?

No es presión. Sabíamos que los dos trabajos anteoriores habían funcionado bastante bien y nos habían dado unas largas giras. En este disco teníamos pensado crear una serie de canciones concebidas para defendernos bien en el directo y realizar una gira como antes lo hayamos hecho.

¿Cómo fue la composición de las canciones y la consecuente grabación del mismo?

El proceso suele ser el mismo en cuanto a composición desde el primer disco. Llevar al estudio las canciones con voz y quitarrra para luego tocarlas en directo y ver los retoques de producción que debemos hacer. Sí es verdad, que nos dimos cuenta que teníamos tantas cosas nuevas y diferentes que no habíamos experimentado hasta el momento — ya sea por no tener los conocimientos o por no haber tenido la oportunidad de hacerlo –, que cuando pensamos en la grabacion en sí del disco necesitabamos mucho tiempo para poder plasmar todas las “idas de olla” que nos habían surgido anteriormente.

Podemos ver que en este disco las letras de las canciones abandonan un poco el cataclismo iniciado en anteriores canciones para sumergirse en letras más esperanzadas y con energía, ¿qué cambio os produjo el realizar este hecho?

El principal cambio es, que cuando grabamos Santacruz, yo que me encargué de las letras, pasé por una ruptura sentimental. Quieras o no, eso te deja una marca muy grande — hasta en el mismo título: Santacruz –. Ahora estaba en el proceso inverso totalmente, de vivir muchas nuevas y de que de las situaciones malas se sale. Hay un mañana y muchas cosas que se pueden mejorar pero tienes que buscarlas tú. Todo esto está reflejado en todas las canciones de este disco, como puede ser en el caso de “Hasta que sangren” que es una canción de protesta aunque no hable exactamente de eso; o de “Enemigo y yo”, un sentimiento de rivalidad con el otro para poder salir de ese tormento.

Además en las canciones es visible un mayor predominio de la voz, una mejora en la producción vocal que se alza hasta por encima de los demás sonidos.

Hemos tenido un mes para grabar este disco, por lo que hemos tenido más tiempo para poder trabajarlo más. No sólo la voz sino todos los instrumentos y sonidos. Quizás la voz de Jose “Chino” se note algo diferente, pero es porque hemos tenido más tiempo para grabarla. En el anterior disco tuvimos que grabar las voces de las 11 canciones en 2 días y en este hemos podido grabar cada tres días las de una canción. Eso te permite descansar mucho más.

En “Viento de Cara” habéis optado por volver a trabajar con Tony Doogan, ¿qué os ha aportado en este disco a diferencia de lo que os trasmitió en “Santacruz”?

Como te he dicho antes, nos gusta trabajar las canciones antes de llevarlas al estudio. Entonces nosotros buscamos un buen ingeniero que potencie el sonido y que pula los errores que puedan tener las canciones. Nosotros llegamos al estudio con una idea muy clara de las canciones y él lo que hizo fue impulsar las partes más flojas o que necesiten un pequeño impulso, hacia arriba como hacia abajo, para ganar así dinámicas y texturas.

Por otra parte, no sé si será impresión mía o de mis cercanos, pero hemos notado un pequeño cambio de imagen en el grupo. Tanto en el vestuario de las imágenes como en el diseño gráfico del disco.

¡Nos estamos convirtiendo en unos chicos de vestir y posados (risas)! ¡No nos ruborices! Por ejemplo, estamos muy contentos con la imagen de los discos. En Santacruz la portada iba a pelo con lo que se contaba en el disco y este que tiene más claridad tiene esa imagen de una mañana que se construye, esos colores vivos que se forman tras las montañas. Forma una especie de contexto a que todo vaya a mejor. Pero en lo de las fotos, me he quedado un poco de hielo, aunque sí es verdad que en el tema visual es todo mucho más luminoso.

A partir de ahora, del lanzamiento del álbum y la posterior promoción del mismo, comenzáis una gira otoñal por todo nuestro país cargada de fechas, ¿tenéis puestas más esperanzas en estos conciertos en relación a la respuesta de la gente?

Si lo comparas con las giras anteriores, más no podríamos llenar porque lo llenamos todo. Tendríamos que aumentar el recinto con un aforo más grande, pero por lo menos que se mantenga lo que teníamos para seguir trabajando de esto, que es lo que nos gusta.

Hace unos meses realizásteis para algunos fans un acústico en medio de la naturaleza, ¿cómo surgió esa idea y qué tal fue la experiencia?

Fue una experiencia muy bonita que hicimos con Red Bull en la sierra de Cazorla. Totalmente nueva para nosotros ya que tocamos sin micro ni aparatos electrónicos en medio de la naturaleza. Además pienso que para los fans fue inmejorable porque pasaron todo el día con nosotros gracias a unas pruebas que tuvieron que pasar. Cenaron después con nosotros, durmieron en Baeza y hasta salieron de fiesta con todos. Nos lo pasamos de puta madre también nosotros la verdad.

Después del lanzamiento de este disco y escuchar la letra de protesta de “Hasta que sagren”, ¿qué pensáis de la cultura y la industria musical de este país?

Lo que nosotros pensamos es hasta lo que los propios artífices de esto saben: que es insostenible para muchísima gente el tener que pagar un precio tan alto para poder desarrollar su trabajo. Ya no solo en la cultura, sino en todos los campos de la sociedad. Vemos que ya no hay un apoyo en la música. Nosotros por lo menos, aunque nos cueste un trabajo realizar este proyecto, podemos sacar la cabeza hacia delante. Pero grupos emergentes lo tienen muy difícil por no decir imposible por todos los pagos e impuestos que tienen que pagar para sacar un disco adelante.

Nosotros en todas las entrevistas realizamos como una especie de cadena en la cual el anterior grupo o artistas que hayamos entrevistado deja hecha una pregunta para el siguiente que entrevistemos. En este caso, Izal os ha dejado una pregunta para vosotros: ¿Qué anécdota nos podéis contar que os haya ocurrido durante vuestra trayectoria y sea digna de mención?

Las mejores anécdotas nuestras ocurren siempre grabando los videoclips. Nosotros dos por ejemplo, cuando entramos en maquillaje para grabar el videoclip de “En Mis Venas”, ya estaba dentro Jaime — que es siempre algo más reservado y tímido que los demás — y lo vimos con un tupé rubio altísimo y una camisa plateada chillona. Estuvimos como hora y media riéndonos sin parar por las pintas que llevaba. El video si lo véis, da vergüenza la verdad.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.