Después de algunas dificultades por parte de la organización del Festival Gigante pudimos entrevistar Lluis Albert (L.A.) para conocer más acerca de su último disco, From the City to the Ocean Side, y cómo ha sido su andadura por América:

La última vez que te pudimos entrevista venías con Dualize bajo el brazo y un acústico impresionante de Under Radar, pero ahora con From the City to the Ocean Side se os ve algo más maduros.

Han pasado dos años y no ha dado tiempo a madurar mucho en verdad. Ya solo con vivir en otros países y movernos en otros mundos hace que, tanto tu música como tu personalidad, cambie mucho y creo que eso se ha plasmado en nuestro trabajo: en melodías, en el sonido y hasta en las letras.

Tras ese último trabajo decides irte a Los Ángeles a grabar y vivir, ¿cómo fue el irse tan lejos a realizar este disco? 

Mucho. Trabajar allí te da vida gracias a una cantidad de “inputs” que provoca una inspiración ambientada en el cine y te genera un movimiento interno constante. Además cumples un sueño al irte a grabar a unos estudios o a un lugar que desde pequeño has deseado que sucediera.

El proceso de grabación fue un tanto dispar, ¿fue difícil el ajustar cada canción a cada espacio del disco al haberlo grabado de aquella manera?

No ha sido difícil porque ha sido un poco caos todo. Este es mi disco más caótico y el que menos he mirado a la hora de hacer el tracklist, es un mes total. La portada además plasma eso: todo lleno de anotaciones y yo salgo como pillado por sorpresa. Este trabajo salió sin querer en una gira por México y ni nos dimos cuenta de ello. Por ello las canciones son todas tan dispares, además de que no están concebidas para un disco en especial como Dualize, no siguen un mismo guión.

¿Qué aportación ha tenigo Matt Wignall en la creación y grabación?

Hombre Matt ha sido el cincuenta por ciento del trabajo: su forma de grabar, sus sonidos, sus sugerencias, sus locuras y stress… Pero en el fondo mola, porque no es que le reste personalidad al disco, sino que le otorga una frescura nueva a tu música, tal y como me pasó con Richard en el Dualize donde él grabó baterías sin yo saber que quedarían bien. Matt ha aportado muchísimo pero sin mucho afán, todo muy desenfrenado y de su personalidad.

Sin abandonar Los Ángeles, ¿qué es lo que sucedió para que Lourdes (Russian Red) y tú compartierais escenario tanto en España como en otros países?

A Lourdes la conocí en Madrid en un concierto tributo que hicimos a los Beatles e hicimos muy buenas migas. Eso llevó a que coincidiéramos en México durante nuestra gira y mejoráramos nuestra amistad. Producto de eso nos hicimos muy colegas y cogimos muy buen feeling en Los Ángeles. Se podría decir que es como mi hermana pequeña, tenemos una conexión muy sana y fructífera que puede dar juego a muchas otras cosas. Es una chica muy creativa y que no tiene techo. Con todo esto le ofrecí que viniera a España a un par de festivales y accedió sin mediar palabra.

Hablando del directo, hay algo que me llama mucho la atención al verte sobre el escenario y es la utilización de tres micrófonos durante el show. ¿Llegará el momento en el que sea una marca de la casa?

He tocado muchas veces con solo un micro, pero me va muy bien tener tres porque nunca sé dónde voy a meter voces (hay algunas que sí es obligatorio) y me gusta tener varios colores. Al igual que puedes tener diferentes pedales a la hora de tocar la guitarra, me gusta tener diferentes tipos de voces para cada momento. Tengo una voz más nítida, otra distorsionada como si fuera un sonito telefónico y otro aún más distorsionada que la utilizo para canciones como “In America” o “Juno”.

Bueno, sigamos con From the City to the Ocean Side, que se ha publicado en tres formatos diferentes (digital, digipack y vinilo). 

Más o menos como te he comentado antes. Era tal el caos que se me antojó que el disco fuera de nueve canciones, porque es como un disco como que no se acaba. Si tuviera diez o doce canciones tendrías la sensación de que tuviera un final, pero con nueve me da la sensación de que es un disco que no se acaba y está siempre en repeat. Aún así en cada versión hemos metido diferentes canciones inéditas: en el digital está incluida “Revolutionary Disguise” que es una canción que la gente pudiera disfrutar en el coche o de camino al trabajo, muy de directo; y en el vinilo también hay dos canciones en cada cara del LP.

Tratando en especial de canciones, hay una que me llama mucho la atención (quizá fuese por el momento “Everything is awesome” de la Lego Película): Wonderful. ¿Qué se te pasó por la cabeza para incluir en tu voz ese falsete?

Esa canción salió con falsete porque la hice en nuestra casa en México un poco a escondidas. Me encontraba en un bloque de pisos de clase media-alta con dieciocho pisos y con muchos vecinos alrededor, pero estábamos intentando componer y grabar algunas cosas. Eran las tres de la mañana y la grabé en falsete por no hacer ruido. Pero luego, a la hora de grabarla en el estudio de Matt ya con una voz algo más normal, él me comentó que quedaría aún mejor si dejábamos la voz de esa manera. Así que le hice caso y ese ha sido el resultado.

Llevas buena parte de la entrevista hablando de lo bueno que es América y cómo se vive en aquella zona del planeta, pero leyendo detenidamente la letra de “In America” parece que piensas todo lo contrario.

Hay una cara B de todos los sitios. En España tenemos una cara B y hasta una C; lo mismo pasa con Mallorca, donde yo vivo. Pero concretamente en Los Ángeles es un hecho que se ve en la misma televisión. La policía tiene una autoridad impecable y absoluta, la cual puede permitir que puedan dispararte en la calle en defensa propia. Tengo un amigo que me comentó que si la policía alguna vez me fuera a parar en la carretera, lo primero que tendría que hacer es sacar las manos fuera de la ventanilla para evitar cualquier malentendido. Además hay gente por la calle o por los parkings durmiendo todos los días y no tienen la mínima importancia para los demás. Entonces todo eso me llamó la atención y fue lo que inspiró a la hora de componerla.

Para terminar y como curiosidad personal: ¿por qué te teñiste el pelo de rubio?

Porque me aburría completamente. Estábamos Matt y yo en un momento de elegir cómo montar la portada del disco y me apetecía mucho salir en ella. No siempre me pasa, hay momentos en los que sí que quiero salir y otros en los que prefiero que sea sencillo como en Dualize. Pero no me apetecía salir igual que siempre y me comentó que me hiciera algo diferente como teñirme o depilarme las cejas; y a la mañana siguiente estaba desayunando rubio pollo.

Lista indiegesta de L.A.:

Sobre El Autor

Media cabeza pensante de esta locura, además de un intento de comunicador. Mi sueño: unir música y cocina en un solo concepto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.