Tras el estreno hace algunas semanas de su nuevo disco, Carlos Sadness responde a nuestras preguntas sobre La idea Salvaje y su futuro profesional.

 

 ¿Cómo definirías este último trabajo que acabamos de conocer: ‘La Idea Salvaje’?

Invitaría a escucharlo porque es cierto que cuesta etiquetar y definir mi música, puedo decir que son canciones muy emocionantes, que intento que suenen todo lo frescas posibles y originales, sobretodo, en la forma de narrar y de sonar.

Escuchando el disco podemos percibir muchos toques tropicales, ¿Qué le aportan estos sonidos?

Hay momentos tropicales que me han ayudado bastante a hacer un disco más rítmico y más bailón, hoy en la playa han puesto un par de canciones del disco y he sentido que era la primera vez que podía sonar un tema mío en una situación así sin sacrificar la poética de las letras.

También en general la música se percibe distinta en comparación con Ciencias Celestes, ¿A qué se debe estas diferencias?

Por un lado haberlo compuesto yo sin Sergio, que me ayudo con unos cuantos temas del disco anterior, le ha dado otro carácter. Por otro lado quieres hacer cosas que no has hecho, no repetirte, aunque hubiera currado de nuevo con Sergio Caffeina, hubiéramos ido a por algo distinto.

  ¿Cuáles han sido tus principales influencias en este último disco?

Vampire Weekend, crystal Fighters y Juan Luis Guerra, en serio.

Ha sido uno de los pocos artistas que triunfa después de cambiar radicalmente de estilo. ¿Dónde está el secreto?

Creo que el éxito está en el contenido más que en la forma, y eso no ha cambiado radicalmente, pienso que mi propuesta necesitaba tiempo para ser digerida, no se parece evidentemente a nada y eso es bueno, pero malo en ese sentido.

 ¿Qué libros nos podremos encontrar en este disco?

Ciencias Celestes era más de libros, este es más de vinilos antiguos, pero hay un libro de vanguardias francesas, que tiene algo de Tolousse Lautrec y de los favistas.

 ¿Qué le ha aportado la pintura para la música y viceversa?

Me encanta la pintura aunque soy más de ilustrar, y va de la mano, lo que no sé como cantar lo ilustro, que es otra forma de contar cosas, que es lo que me gusta a mi.

¿Qué opina de la situación de los músicos que empiezan ahora y de la música en nuestro país?

Es complicado hacerse un hueco, hace falta dedicación absoluta y tener algo que sólo tengas tú, no hay tanto público como para ofrecer algo repetido, eso nunca, o casi nunca va a triunfar.

¿Se siente usted identificado con la música «indie» o podrías definirte con otro estilo (tanto propio como genérico)?

Me da igual, me parece bien lo de indie porque abarca tantas cosas… Es como decir “miscelánea” pero sonando más cool, cada época encontrara una palabra comodín.

¿Cuándo compone trabaja solo o se apoya en los músicos de su banda?

Para componer, casi siempre sólo… La banda es algo más del directo, aunque a veces me gusta enseñar cosas y ver como suenan entre todos o maquetar ideas, pero soy muy mal líder. Es algo que me gustaría hacer más, la verdad.
¿Crea por necesidad o es algo que le sale innato?

Es un impulso caprichoso, me encapricho por una idea y soy un impaciente, no paro hasta hacerla real, de ahí, un poco, lo de idea salvaje.

 Con un nuevo disco y todo lo que conlleva eso, ¿qué planes de futuro tienes actualmente?

Una gira llena de momentos bonitos, un verano lleno de festis y una sala en México llena de sueños cumplidos. ¿Es demasiado ambicioso? A mi me gusta saborear todos los pasos, me siento feliz con esto.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.