No hay duda de que el rap es la mejor forma de criticar algo. También es el aliciente perfecto para desgranar el alma y exponer lágrimas contenidas en versos y sonidos. Ni todo es tan bonito ni todo es una mierda. Bien lo sabe Javier Ibarra, más conocido como Kase.O (La Jota, 1980), el artista que ha pasado media vida navegando en el hip hop y la denuncia, combinando humor y sencillez con brutalidad y ahínco.

Con sus compañeros Violadores del Verso hizo sonar en las radios los problemas de la calle, ‘Máximo Exponente’, ‘Vicios y virtudes’ o ‘Ninguna chavala tiene dueño’, por poner algunos ejemplos. Con otras como ‘Ocho líneas’ o ‘Pura droga sin cortar’, puso en común preocupaciones comunes y extendidas que nunca antes habían sido tan claras, directas y originales en el género, marcado por una equivocada imagen de simpleza y calle.

Estas grabaciones rudas y rasposas han tenido muchas oportunidades de limarse en los últimos 20 años dando como resultado impecables trabajos como Jazz Magnetism (2011) o El Círculo (2016), su último álbum de estudio. Este largo en el que se incluyen canciones como ‘Repartiendo arte’, ‘Viejos ciegos’ (con la inmejorable aportación de su compañero en Doble V, SHO-HAI , que comienza su gira ‘La última función’ el próximo año) o ‘Mitad y mitad’, el corte en el que colabora Najwa Nimri.

Por su búsqueda de un rap positivo sin salir de la nostalgia y el culto a la vida y por su interés en la perfección de cada una de sus letras, medidas de forma milimétrica y aguda, el zaragozano quiso humanizar “una figura que siempre había pintado como un semidios“, según comentó en la rueda de prensa de presentación del disco en diciembre del pasado año, un trabajo en el que caricaturiza su estancia en el paraíso a todos los niveles.

La rueda de este ritual de conocimiento e instrospección tendrá su final en Madrid el próximo sábado 2 de diciembre en el WiZink Center de Madrid, lugar que pisará por segunda vez (ya lo hizo el 17 de febrero colgando el sold out, en La Riviera) tras una extensa gira por Latinoamérica y España.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.