¿Quién dijo que la lluvia no podía ser la mejor acompañante de un festival? Eso tuvimos que pensar todos los que estuvimos el pasado fin de semana en el Festival Tomavistas.

Un aguacero inundó los primeros conciertos de la jornada del viernes, como si de un bucket challenge se tratara. Muchos optaron por regresar a sus casas o alojamientos para deshacerse de la ropa mojada y volver con aún más ganas al resto de grupos que actuaban unas horas más tarde. El chispeo comenzó con Él mato a un policía motorizado, un show de lo más especial que culminó con el chaparrón en las últimas canciones y que desató la locura en el escenario principal. Más mala suerte tuvieron Iseo & Dodosound que no tuvieron ni la oportunidad de salir a escena.

Pasado el mal trago de la lluvia, nos dispusimos a escuchar por primera vez el último disco de Belako en directo, una amalgama de guitarras y ruido continuo que se mezclaba con la oscuridad de la voz de XXXX. En ocasiones algo monótono, pero que consiguieron un merecido lleno en el segundo escenario. Todo lo contrario que el concierto de Novedades Carminha. Los gallegos son especialistas en crear un ambiente de fiesta y palmeras con tan solo unos acordes de guitarra. Recuerdo no poder sacar ‘Cariñito” de mi cabeza durante el resto de la noche.

Aunque antes del sonido playero, tuvimos la oportunidad de ver, tras unos largos años, a Django Django. Los irlandeses regresaban a Madrid con un nuevo disco que aparentemente no vislumbraba mucha variación de su sonido anterior a excepción de algunos temas, pero continuaban con potentes acordes de bajo y guitarras. No sabemos si fueron las altas expectativas que teníamos del concierto que vimos en la primera edición del Mad Cool o que fue una mala noche para su líder, XXXX, pero su voz no fue lo esperado. Algo forzada y sin fuerza predominaba sobre el resto de sonidos en los primeros temas. A medida que fue transcurriendo el concierto, las sensaciones fueron a más y consiguieron remontarlo.

Pero sin duda, la remontada total fue obra de La Casa Azul. No hay festival que no se haya resistido estos dos últimos años a los bailes y estribillos pegadizos de Guille Milkiway y los suyos. Frente a unas pantallas gigantes y un sonido ochentero, nos despedimos de un día pasado por agua que mereció mucho más y que prometía mucho para el siguiente.

33683918_793889524150820_1519161449065218048_o

El sábado comenzaba con una temperatura ideal. Nuestra primera parada: El Columpio Asesino. Sí, nos declaramos verdaderos seguidores de la banda norteña y de su hit XXXX. Un aperitivo perfecto para el segundo concierto del día. Llevábamos tiempo esperando a ver en directo a Perro, muchas veces se nos resistieron, pero gracias a este Tomavistas afianzaron la idea de que los murcianos son una banda infravalorada y que tienen uno de los mejores sonidos de la escena independiente actual. Con tan solo unas letras simples acompañadas de variaciones increíbles consiguen crear un ambiente que pocos grupos saben hacer.

La noche era larga, y quién nos diría que se nos hiciera aún más de lo esperado gracias a la pesadez y el estupor de Los Planetas y Princess Nokia. Los primeros fueron algo esperado. Su sonido lento y aburrido se acompañó de una puesta en escena sosa y amarga que creímos que se arreglaría con la cantante estadounidense. Pero no fue así. Un DJ pinchaba canciones al ton ni son y parecía una sesión digna de Kiko Rivera con una performance de lo menos trabajada y poco profesional.

Pero lo mejor estaba por llegar. Desde que el verano pasado viéramos a Rooosevelt en directo y nos alucinara, contábamos los días para volver a ver en directo a la banda alemana. Y no defraudó. Concierto mayúsculo de una de las revelaciones pop-electro del panorama internacional que poco a poco se está haciendo un hueco en las partes medias de los carteles nacionales (como en el caso del Bilbao BBK Live) y que con sus letras pegadizas enganchan a cualquier despistado. Un show ideal para dar el broche de oro a un festival de lo más movido que mezcló leyendas de la música alternativa con grandes promesas de la escena.

Fotografías: Javier Rosa

33707852_793917940814645_776464417066844160_o

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.