Pocos minutos pasaban de las diez  de la noche cuando apareció en el altar de la vieja iglesia de San Vicente Marwan acompañado de Marino Saiz, cuya presencia fue una muy grata sorpresa.

El concierto comenzaba con “Animales”, una de las canciones con más tirón de su nuevo disco, aunque, justamente que fuera del nuevo disco fue lo que facilito el “frío” comienzo del público, más o menos media sala. Al finalizarla canción, tocaba la presentación y empezar a hablar, contar historias e interactuar con el público, algo a lo que Marwan está acostumbrado y hace que cada uno de sus conciertos sea únicos, entretenidos y para nada monótonos.

En esta primera intervención con el público de Marwan, este se acordó de Andrés Suarez para presentar la siguiente canción, “Del amor en general y de ti en particular”, animando al público a que se animara a cantar, cosa que no termino de suceder hasta la tercera canción del concierto, y primera que no pertenece a su último disco, “Palabra por palabra”.

A partir de este punto del concierto, Marwan empezó a mezclar con maestría canciones antiguas con canciones nuevas, y así llegaron “Cosas pendientes” y “Carita de tonto”, en la cual se guardo un silencio precioso para poder admirar la suavidad con la cual Marwan interpretó la que posiblemente es su canción más famosa.

El toque más amable del concierto llego con “Madrid” y “Adolescente”, para dar paso a “Desde que duermes junto a mi” y llegar a “Un país”, la cual, al escuchar la versión de disco junto a Nach, resulta realmente complejo imaginar una interpretación sin él, pero Marwan nos dejo claro que no le hace falta nadie para interpretar sus canciones y con un alarde de rabia nos dejo a todos boquiabiertos.

Tras “15 Minutos”, llego “Ángeles”, y nunca la palabra “Follarte” fue entonada por tanta gente a la vez, con tanta pasión. Finalmente llego “El chandal” y llego el siempre típico descanso de todos los conciertos.

A la vuelta al escenario Marwan nos recito un fragmento del poema de 80 páginas que acompaña a su disco, y tras esto, nos presento al poeta toledano Cesar Ulla, que tras fundirse en un abrazo, procedió a recitarnos un par de poemas. A su finalización, Marwan nos recito un poema de Cesar Ulla y siguió con el concierto.

Ya solo faltaban dos canciones. “Las cosas que no puede responder”, que contó con el apoyo vocal de todos los presentes, y “Un día de estos”, canción perfecta para cerrar con el público entregado, aunque no pudo evitar que nos quedáramos con ganas de más.

 

 

Sobre El Autor

Inquieto estudiante de Ingeniería del Software. La música como forma de mostrar estados de animo, por tanto, como parte indispensable de la vida. No me busques en discotecas siempre que haya conciertos o pubs cerca.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.