Mucho tiempo llevábamos pidiendo que se celebrara un evento de estas características, un festival a la altura de otras grandes ciudades que Madrid no tenía. Entonces llegó Mad Live! by Sony y nos presentó un cartel repleto de grandes nombres y mismas características (no siempre, véase el caso de Cycle) con Belako, Grises, The Orwells, The Kooks, Mando Diao y The National. Gracias a Last Tour International tuvimos la oportunidad de poder acudir al Barclaycard Center (Palacio de los Deportes para los amigos) para cubrir cada uno de los conciertos.

El primero de los grupos que tocaba en el escenario del Palacio fue Jack Knife, ganadores del concurso de bandas que había producido Sony meses antes del evento. No tuvimos la oportunidad de poder ver al grupo madrileño por una cierta lentitud en taquillas por parte de la organización. Los siguientes en pasar por el estrado fueron los jovencísimos Belako, una banda procedente del País Vasco, que este año han mostrado una madurez innata por todos los festivales y salas por las que han pasado a la hora de lucir su primer EP, Eurie. Solo tuvieron treinta minutos para demostrar su valía frente a los pocos que nos amontonábamos, pero consiguieron un clímax punk que pocos saben hacerlo.

JackKnife_SergiRamos-4

Jack Knife – Fuente: Sergi Ramos

La tarde se iba despedazando y los llamativos huecos que existían al principio de la jornada se iban rellenando poco a poco por algunos curiosos que querían ver la mayoría del cartel propuesto. Los norteamericanos The Orwells salían a escena con un indie-rock juvenil que bien recordaban a los inicios de Alex Turner y los suyos (Arctic Monkeys) en su videoclip “I Bet You Look Good On The Dancefloor”. Este aire universitario y un garage bien definido, junto a un líder (Mario Cuomo) de lo más carismático y extrovertido, fueron uno de los puntos más interesantes de la tarde-noche. El Mad Live! no quiso que la escena independiente española se quedara ahí y saltaron al escenario Grises, otro grupo vascuence, que lo único que buscan con sus temas es una armonía alegre y virtuosa invitando a los asistentes a una fiesta constante. Llevan presentando desde hace bastantes meses su último trabajo “Animal”, un disco en la línea de sus anteriores pero que no defrauda en todos sus directos.

Uno de los puntos fuertes de la noche llegaba el escenario, Mando Diao (aunque no con grandes expectativas tras su concierto en la pasada edición del Arenal Sound). Los suecos son uno de los claros ejemplos de supervivencia y buena música que ha proporcionado el norte de Europa al rock, nunca llegando a romper completamente y destacar sobre el papel, pero concluyendo con cada uno de sus discos lo que son: un grupo de rock con todas sus letras. Con aires de prepotencia y paisajes cósmicos deleitaron a cada uno de los asistentes que mirábamos atónitos a lo que acaecía ahí arriba. Se atrevieron a cantar “Sweet Wet Dreams” en español junto a una de las artistas más reconocidas en el indie nacional, Zahara, y sudaron lo inconcebido para hacernos pasar uno de los mejores momentos del festival con “Dance With Somebody”.

Tras Mando Diao, le tocó el turno a Cycle, en el que bajo nuestro punto de vista y el del público que tuvimos alrededor, fue el puntodiscordante de la tarde. Después de un concierto lleno de energía, destilando adrenalina con Black Saturday, la banda madrileña protagonizó un set de algo menos de una hora (gracias a Dios) que rozó la ridiculez. La extravagancia del vocalista, con aspavientos poco dignos de alguien que se está enfrentando a 10.000 personas enfrente, así como la sensualidad a la que tenía que recurrir La China Patino (tal vez el único recurso, o ni eso) para que el espectador se dignase a poner los ojos en el escenario, fueron prueba evidente de que Cycle sobraban en esta primera edición del MAD Live! By Sony. Cabe recordar que fueron contratados casi sobre la bocina, al caerse The Zombie Kids de la convocatoria. En cualquier caso, no encajaban en esta velada, ni por estilo musical ni por calidad sobre el escenario.

The Kooks - Fuente: Sergi Ramos

The Kooks – Fuente: Sergi Ramos

Después del presuntuoso chasco del que sobrevivimos la mayoría del público, nos adentramos de lleno al universo de The Kooks, un valor seguro para cualquier festival y que cada vez gana mucho más en su directo. Un setlist corto (debido al tiempo que poseía cada grupo) y centrado en los temas primerizos de la banda, provocó una verdadera fiesta en todo el Palacio de los Deportes que se sentía en las miradas de la gente tras finalizar el mismo. Parece que “Listen” (el último trabajo de los de Brighton lanzado el pasado mes de septiembre) ha cosechado una imponente madurez del que se firma un punto y seguido en el sonido de Kooks. Los sencillos funkys que se pueden sacar de él tienen muchas cosas que pulir, pero parece que Luke Pritchard y los suyos han conseguido abandonar la sencillez juvenil que consumía al grupo y que no cambiaba la forma de crear y producir.

Tras la banda de Brighton, le tocaba al cabeza de cartel subir al escenario. En los últimos coletazos de la gira de su álbum Trouble Will Find MeThe National apareció pasadas las 23.30 horas en el Palacio de los Deportes, acompañados de Sufjan Stevens, mientras sonaba Riders in the storm de The Doors, lo cual no fue premonitorio porque los de Ohio no se encontraron ninguna tormenta por apaciguar, metiéndose en el bolsillo a los 10.000 espectadores presentes desde que empezó a sonar Don’t Swallow The Cap hasta que concluyeron cantando con el público Vanderlyle Crybaby Geeks. Los de Cincinnati se encargaron de poner la elegancia sobre el escenario en un set impecable en el que repasaron buena parte de su reciente y bien criticado Trouble Will Find Me (empezando por la mencionada Don’t Swallow The Cap y siguiendo por GracelessI Need My Girl), así como grandes éxitos como Bloodbuzz OhioFake Empire y sobre todo Terrible Love, que el vocalista Matt Berninger, completamente entregado a la causa, como le gusta a todo espectador, cantó entre el público, perdiendo las gafas de por medio y llevándose tirones de pelo y besos por doquier. Fue, en definitiva, la guinda a un MAD Live! By Sony que dejó, en general, un bastante buen sabor de boca en su primera edición.

TheNational_SergiRamos-4

The National – Fuente: Sergi Ramos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.