Estábamos ante un sábado apasionante y cargado de idas y venidas. Se hizo largo el día, pero el viaje a Granada y su festival estrella hicieron que la gente saliéramos con una sonrisa de cabo a rabo. Fue un no parar: la gente demasiado contenta a las ocho de la tarde, cambios de escenarios a la carrera o un recinto demasiado abarrotado. Aunque la anécdota fue encontrarnos entre tapa y tapa a los componentes de Supersubmarina.

DSC_0241

Llegamos tarde por ciertas gestiones mal realizadas (sí, la vida es así de chula) y llegamos justo al inicio de Jero Romero. El ex-componente de la mítica banda The Sunday Drivers presentaba “La Grieta”, su último trabajo, que mantuvo en vilo a todos los asistentes vespertinos. Pero la tarde, verdaderamente comenzaba con la actuación de León Benavente. La banda nacida del seno de Nacho Vegas ha sido una revelación para todos durante este 2014, un sonido diferente a la vez que apasionante que empezó a animar  el ambiente, sobre todo en la conclusión del concierto con “Ser Brigada”.

Corrimos hacia el escenario principal, no nos podíamos perder (por quinta vez este año) el adictivo bolo de Izal, otros de los grupos que no han parado durante este verano y han presentado hace unas semanas su final de gira en el Palacio de Deportes de Madrid, un gran reto para un grupo con poca rodadura. Tras la masificación de la zona, no pudimos aguantar más y partimos hacia Second, grupo que se despidió de su gira Montaña Rusa, además de la vestimenta que reflejaba esta misma. Todos los asistentes brotaron de energia cuando resonó en el escenario “Rincón Exquisito”.

DSC_0302En cuanto el sonido de Sean Frutos se detuvo, rápidamente los brotes de La Deriva aparecieron entre los edificios de la Feria de Muestras de Armilla y el festival se derrumbó de gente con la aparición de Vetusta Morla. Una masificación poco controlada que hacía imposible la visión y escucha total del concierto, aparte de la solapamiento que tenía con Kakkmaddafakka. Los noruegos, nacidos en Bergen, fueron la novedad del evento por ser la primera incorporación internacional del mismo desde su nacimiento. Y fue un acierto total. Uno de los grupos festivaleros por excelencia que saben como dirigir al público a su real gana.

El fin de velada se avecinaba apagado, Lori Meyers aparecía en escena. Con una rodadura demasiado pasada y la anexión, continua y pesada, de Anni B Sweet en sus conciertos, hizo que, de nuevo, el grupo no estuviera a la altura y se hiciera algo monótono de inicio a fin. Tras estar durante todo el festival escuchando y cantando música indie, la electrónica cerraba el cartel con The Zombie Kids y Elyella Djs, puntazo para la conclusión de un evento que empieza a estar a la altura de los grandes para terminar el verano de buenas y musicales maneras. Hasta pronto tapas.

*AQUÍ LA GALERÍA DEL FESTIVAL

Sobre El Autor

Media cabeza pensante de esta locura, además de un intento de comunicador. Mi sueño: unir música y cocina en un solo concepto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.