Salir de tu tierra te acerca a la temida pregunta de ¿qué es realmente la soledad? Los más optimistasni siquiera se laplantearán, siendo los pesimistas los protagonistas en esta escena sin fin a la que finalmente tendrán que acostumbrarse. Todos hemos tenido momentos de soledad, dramas o no, al igual que todos hemos superado esa fase de la vida que parece tan obvia para crecer personal, mental, intelectual y sentimentalmente.La mayoría de veces creemos que rodearnos de elementos que nos recuerdan a nuestro ambiente común nos ayuda a sentirnos, ni más ni menos, como en casa. Es así como conocer la maravillosa noticia de que un grupo español viene a tocar a Santiago de Chile nos ilumina como Dios en el camino o como cualquier otro profeta en el que nos apetezca creer. Suvocalista tiene nombre de capital y su apellido me recuerda a la filosofía y en concreto, a Barcelona. Ambas dos salieron de su boca cuando se presentaron en el escenario de una ciudad que les ha costado 18 años visitar. Hablamos de Love of Lesbian.

Tal y como nos comentaban sus integrantes en la entrevista que les hicimos el día anterior, Santiago de Chile era tan parecido a España que casi ni notaron la diferencia. Tampoco lo hicieron en lo que va más allá del ambiente, por así decirlo, ya que el público que cantó sus canciones en la noche de ayer sentían una pasión equivalente o incluso mayor que su público nacional. Aunque, puestos a reconocerlo, la mitad de los que estábamos allí veníamos desde distintos puntos de nuestra geografía del jamón de pata negra y la copla bien tirada.

Las horas de espera en la puerta del Club Chocolate, cerca de la calle más fiestera de Santiago, valieron la pena cuando el grupo catalán subió al escenario a eso de las 21:00. Lo hicieron con ‘La noche eterna’, sin lugar a dudas un maravilloso tema tomando su título literal para indicar que el cambio del 25 al 26 de septiembre con ellos iba a ser fantástico. Lástima que ésta última, que sonó en el conocido anuncio de la cerveza, no hiciera lo mismo en la sala. Se lo perdonamos, porque sí se escucharon otras como ‘Noches reversibles’ o ‘Belice’, tan bonitas como detallistas. Para mí, la que dio la nota en la noche fue ‘Wio, antenas y pijamas’, canción con la que contaron con un nuevo integrante en el escenario. Se trata de Sergio Lagos, conocido presentador y cantante chileno, que aportó su pequeño granito de arena a esta gran conglomeración. “Ya era hora de conocernos cara a cara”, comentó Balmes, quien había dicho que conocía al artista desde hacía tiempo.copia

Justo después llegó una preciosa versión que comenzó en acústico de ‘Allí donde solíamos gritar’, himno con mayúsculas d su álbum 1999 (o como generar incendios de nieve con una lupa enfocando la luna). A mitad del grito y el cristal, la guitarra de Julián Saldarriaga generó los saltos del público. El ambiente se volvía más espeso cuando el vocalista nos advirtió que nos imagináramos desnudos y abrazados con quien más amáramos… obviamente, le tocaba el turno a ‘Incendios de nieve’… y primer fin.

El escenario se apagó y quedó vacío… por poco tiempo. Momento de los bises (mejor dicho, doble bis como veremos a continuación) y con ello el momento más sarcástico de LOL. Con una corona de princesa en la cabeza, Balmes empezó a cantar los primeros versos de ‘Pizzigatos’,Me amo’ y ‘Club de fans de John Boy’, que en parte parecían haber cerrado un emocionante evento del que músicos y espectadores tenían muchas ganas que ocurriera… con desnudo incluido. Los gritos de la sala aumentaban en progresión canina, como diría Ángel Stanich, a medida que Balmes se desabrochaba la camisa. No sé si sudábamos más nosotros o el propio vocalista, que cambió de vestuario para la última ronda.

Si buen hubiera sido perfecto terminar un concierto de estas características sacando el lado más morboso del grupo, fueron ‘Oniria e insomnia’ y ‘Domingo Astronómico’ los temas más idóneos para terminar un concierto de casi dos horas y media y dejar, indudablemente, un maravilloso recuerdo de Love of Lesbian en la capital de Chile.

7

Sobre El Autor

Todo queda mejor en blanco y negro. Actitud y perspectiva son dos términos que suelen funcionar bien. Nada como el final de los 60. Marc Bolan, Bob Dylan y Jack White lo han hecho todo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.